Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega de Becas para Estudios de Postgrado en el Extranjero, Curso 2012/2013, de la Fundación Caja Madrid

Madrid, 16.05.2012

Un año más la Princesa y yo nos alegramos de poder acompañaros en esta ceremonia de entrega de Becas con las que la Fundación Caja Madrid os ayuda a completar vuestra formación de Postgrado en algunos de los mejores centros académicos y de investigación del mundo. Es una ceremonia que, más allá de su formalidad, concentra gran ilusión y esperanza tanto en quienes recibís la beca y vuestro entorno, como en quienes os la conceden, también en nosotros, claro, que tenemos el gusto de entregárosla.

Pero sobre todo vosotros, los becados junto a vuestras familias, os debéis sentir legítimamente satisfechos, pues veis reconocidos y recompensados los esfuerzos de muchos años de estudio y preparación. Así que os damos nuestra enhorabuena con todo el afecto yánimo del mundo. Es, sin duda, una buena noticia para la sociedad española porque vuestra excelencia académica, lo que logréis realizar en el futuro gracias a ella, ha de contribuir a forjar un futuro mejor para todos.

Por ello, quiero?y debemos todos- agradecer a la Fundación Caja Madrid el esfuerzo de poner en marcha este programa y la importante inversión que representan estas Becas de Postgrado. Felicidades asimismo por no perder de vista en estos tiempos difíciles los objetivos irrenunciables de la formación y la excelencia de nuestros jóvenes profesionales, una inversión imprescindible para el porvenir colectivo. Gracias igualmente al Director y a los miembros de esta Real Academia de Bellas Artes de San Fernando por albergarnos y ofrecernos generosamente una vez más este marco tan solemne.

El mundo en el que vivimos, cada día más?global?, conectado, cercano y productivo, nos impone o nos exige al mismo tiempo cada vez más adaptaciones, y nos obliga a hacerlo más rápido debido a la aceleración de los cambios. Tanto sentimos que todo está cambiando que, como dijo recientemente nuestro querido y admirado escritor mexicano, el gran Carlos Fuentes, ni siquiera podemos darle nombre a estaépoca que nos ha tocado. Eso fue días antes de su repentina muerte ayer, tan sentida por todos. Quisiera rendirle hoy homenaje desde esta Academia, como ejemplo y patrimonio universal de las letras hispanas, de la patria cervantina, como amigo y como gran persona.

Creo que todos sentimos que la recuperación económica y la imperiosa necesidad de creación de empleo en estos tiempos de crisis depende en gran parte de la solidaridad. Solidaridad con mayúsculas: entre las personas, las generaciones y todas las Comunidades de España.

Este escenario en el que vivimos, como iba diciendo, nos exige conocimientos y herramientas nuevas, así como una cierta actualización de nuestra mentalidad y de nuestros patrones culturales. Es un escenario diferente que nos demanda saber aprovechar cada vez mejor todas las oportunidades a nuestro alcance y ser máságiles o versátiles, para saber anticiparnos o al menos evitar quedarnos atrás.

En este sentido podemos afirmar que las becas que acabáis de recibir para completar vuestra formación son una de esas buenas oportunidades para adquirir los conocimientos e instrumentos que la globalización hace indispensables. Estoy seguro además de que, junto a esos conocimientos profesionales, tendréis ocasión de adquirir otras capacidades y experiencias muy valiosas. Me refiero a la amplitud de visión, a la perspectiva que da siempre el contacto cercano con otras sociedades y culturas en centros con estudiantes procedentes de una gran variedad de países. Ahora más que nunca necesitamos de esa amplitud de miras.

Hemos escuchado alusiones a una deuda moral que habéis contraído los becarios con la sociedad española, por los recursos comunes puestos a vuestra disposición que deberán ser optimizados con vuestro esfuerzo. Me parece que es cierto, y no creo que la contempléis como una deuda onerosa, como una reposición de un valor ya entregado, sino como un acto de solidaridad con vuestra Nación que, en su sentido más trascendente, como escribíaÁngel Ganivet, no está formadaúnicamente por los que vivimos ahora, sino también por los que murieron y por los que nacerán. Creo que todos sentimos que la recuperación económica y la imperiosa necesidad de creación de empleo en estos tiempos de crisis depende en gran parte de la solidaridad. Solidaridad con mayúsculas: entre las personas, las generaciones y todas las Comunidades de España.

Sabemos bien de las dificultades que la crisis financiera está deparando al conjunto de la economía y particularmente al sector de las Cajas de Ahorros, cuyo compromiso con la sociedad española en losámbitos sociales, educativos y culturales es conocido por todos. Compromiso claramente puesto de manifiesto en este acto de entrega de becas. Confiamos pues en que la ilustre tradición centenaria que representan las Obras Sociales y las Fundaciones de las Cajas de Ahorros, como la de Caja Madrid, encuentre vías para continuar su labor de apoyo desinteresado con el fin de lograr la mayor cohesión social, el más alto nivel cultural y el apoyo a la excelencia educativa, que han sido sus señas de identidad características.

Termino mis palabras. Felicitamos de nuevo a todos los becados con el deseo de que vuestros esfuerzos y estas ayudas reviertan pronto en vuestro propio crecimiento personal y en el bienestar de toda la colectividad.

Mucha suerte.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+