Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración de la XX Conferencia Internacional de Organizaciones Empresariales Privadas

Madrid, 19.10.2006

M

ucho agradezco al Círculo de Empresarios su amable invitación para presidir la inauguración de esta Vigésima Conferencia Internacional de Organizaciones Empresariales Privadas.Una grata oportunidad que me permite conocer más de cerca las principales preocupaciones y anhelos del mundo empresarial, de las empresas y de sus directivos.Dirijo mi afectuoso saludo a todos los participantes en esta Conferencia, junto a mi más cordial bienvenida a España a los procedentes de muchos países amigos.Como acaba de recordar el Presidente del Círculo, hace precisamente veinte años, en 1986, ya tuve ocasión de participar en la apertura de la Primera Conferencia en Madrid.Celebro que, a lo largo de estos años, se hayan sucedido toda una serie de ediciones, dedicadas a un interesante repertorio de cuestiones, siempre de especial trascendencia y actualidad.El tema central de esta Vigésima Conferencia, la tercera que se celebra en España, dedicado a andldquo;Las consecuencias económicas y sociales de una población que envejeceandrdquo;, me parece especialmente digno de reflexión y debate.En efecto, uno de los fenómenos que concentra las preocupaciones de gobiernos y ciudadanos, en particular en las Naciones más desarrolladas, es el del envejecimiento progresivo de sus respectivas poblaciones.Desde hace tiempo, sobre todo en las sociedades, donde el estado del bienestar está afortunadamente más implantado, la situación demográfica ofrece un panorama cada vez más complicado.Este tema no es patrimonio exclusivo de los países más prósperos. A medida que los Estados menos desarrollados se incorporan a un nivel de mayor bienestar comienzan a sufrir desequilibrios semejantes.

El progresivo desfase numérico entre la población joven y la de más edad, aumenta la presión sobre los sistemas de pensiones y de atención a la Tercera Edad.Son bien conocidos los estudios que apuntan a que, en un futuro no muy lejano, esos sistemas podrían experimentar severas tensiones si no se toman a tiempo decisiones adecuadas.Esta nueva realidad presenta nuevas facetas que van, desde las medidas públicas de atención a la Tercera Edad y los nuevos mecanismos de pensiones complementarias o privadas de jubilación, hasta las políticas encaminadas al aumento de la natalidad, o los actuales retos de las corrientes migratorias.El creciente interés por el envejecimiento de la población se expresa hoy en múltiples informes, y en la atención que tantos foros internacionales dedican a su estudio y al planteamiento de recetas innovadoras para abordarlo con eficacia.Saber combinar, de forma eficaz e inteligente, la necesaria apuesta por el futuro que encarna nuestra juventud, con el debido aprovechamiento de los conocimientos, experiencia y criterio de las personas de mayor edad, es uno de los retos a los que se enfrentan nuestras sociedades.En suma, se trata de un asunto que afecta y debe interesar a todos, que requiere concentrar y coordinar esfuerzos, para lograr respuestas positivas a los desafíos que plantea la creciente diversidad generacional de nuestras sociedades.

De la óptima utilización y de la adecuada inversión en el capital humano disponible, depende el mantenimiento de nuestra competitividad y el logro de los nuevos niveles de bienestar económico y social a los que aspiramos.Todo ello partiendo del respeto a los derechos, a la igualdad de oportunidades y a la dignidad que merecen nuestros mayores.Felicito al Círculo de Empresarios por esta iniciativa, que permite congregar a una larga lista de destacadas personalidades con el fin de exponer distintas visiones del problema, comparar experiencias, y proponer soluciones de cara al futuro.Tanto la acertada elección del tema central de debate, como de las personas que puedan aportar elementos útiles para la reflexión, permiten augurar excelentes resultados.Les deseo lo mejor en el desarrollo de sus trabajos y les reitero mi especial satisfacción al poder compartir con todos ustedes esta sesión inaugural.Declaro formalmente inaugurada la Vigésima Conferencia Internacional de Organizaciones Empresariales Privadas.Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+