Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la Clausura del VII Congreso de Directivos de la Confederación española de Directivos y Ejecutivos, CEDE

Bilbao, 28.10.2011

Egunon denori, buenos días

Muy buenos días a todos, y gracias de nuevo a CEDE, por la invitación a clausurar su Congreso, el VII que organiza para los directivos y ejecutivos españoles; y en especial por darme la oportunidad de participar más intensamente en este encuentro que se convierte cada año -o con cada edición- en un estimulante foro de ideas y propuestas, y en referencia de gran peso, no solamente para los más de 100.000 directivos que agrupa, sino para su proyección e influencia enámbitos económicos, financieros y sociales de dentro y fuera de España.

Y me alegra también que vuestro deseo de dar realce a una ciudad distinta con cada edición nos traiga este año a la queridísima ciudad de Bilbao, a este Palacio Euskalduna- gracias alcalde por su bienvenida- ciudad de avance tecnológico, de emprendedores, y, por tanto, de iniciativa y empuje en favor del progreso de Vizcaya, del País Vasco y de toda España. De hecho, esta capital enmarca con toda naturalidad los trabajos del Congreso que, bajo el lema Dirigir para Crecer, han reflejado el papel de vuestra acción directiva en la promoción del interés general y más aún en el contexto nuevo que se ha abierto recientemente.

Algunas de vuestras sesiones de trabajo las he podido seguir esta mañana; y, en general, quiero destacar -y agradecer- de nuevo el talento y la eficiencia con las que los directivos añaden su valor indispensable al esfuerzo común de los españoles para superar los retos económicos que presenta nuestro mundo globalizado.

No cabe duda de que la globalización, la apertura e interconexión que con lleva, tiene efecto ambivalente para el día a día de la empresa y para el medio y largo plazo.

Por un lado, amplía la libertad de elección de nuestros emprendedores -jóvenes o maduros- y abre nuevas puertas a nuestro tejido empresarial. El enorme aumento de las oportunidades que nos da esa apertura favorece la proyección e implantación de las firmas, bienes y servicios españoles en el nuevo entorno internacional. Esto ayuda indudablemente a mejorar nuestra imagen, prestigio y proyección como País; lo cual permite reforzar, a su vez, el impacto del esfuerzo de las empresas en su aventura exterior.

Me alegra y anima saber que los directivos y ejecutivos españoles huyen del fatalismo que -más aún- el panorama podría generarles. Apoyados en su profesionalidad y preparación, en su esfuerzo, y reforzados por una combinación de compromiso con la empresa y de responsabilidad social, avanzan hacia un progreso innovador y sostenible, diferenciado y productivo.

Por otro lado, aumentan los desafíos que el directivo afronta. La globalización, como sabemos, da entrada a nuevos competidores, no siempre leales, es verdad, o con normas y prácticas equiparables a las exigidas aquí o en Europa, y contra eso hay que luchar; pero también incentiva la constante evolución y mejora de los bienes y servicios que ofrecemos en los mercados; nos obliga a hacerlo mejor, a echarle coraje para ser los mejores; además, a los mercados mismos también les hace evolucionar. Y esta mañana hemos tenido aquí buenos ejemplos de los mejores.

En ese cuadro de dificultad, de retos y exigencias, me alegra y anima saber que los directivos y ejecutivos españoles huyen del fatalismo que -más aún- el panorama podría generarles. Apoyados en su profesionalidad y preparación, en su esfuerzo, y reforzados por una combinación de compromiso con la empresa y de responsabilidad social, avanzan hacia un progreso innovador y sostenible, diferenciado y productivo. Buscan mejoras que potencien la competitividad de las firmas, multipliquen sus oportunidades de negocio, y así aceleren la creación y recuperación del empleo -especialmente del empleo joven-, que como sabemos todos es lo más urgente, lo que más preocupa, el problema que más ansía todo el mundo ver resuelto y lo que más necesita el País para percibir una mejoría general. Pero sin crecimiento, sin empresas que tenganéxito y tiren del empleo, poco podemos hacer.

En realidad, el impulso de los directivos a la presencia de nuestras empresas enáreas y sectores nuevos, les convierte junto a sus compañías en parte activa de la globalización. Cuanto más y mejor sea su formación y preparación más fácil será acelerar nuestra orientación hacia la economía del conocimiento que queremos para competir mejor. En ella la materia prima más valiosa se encuentra, precisamente, en la inteligencia, en las capacidades y aptitudes, en el esfuerzo y tesón que podáis reunir en los equipos que montáis o que impulsáis vosotros en el seno de la empresa, a todos los niveles.

Además, es necesario que mantengáis un liderazgo capaz de transmitir la serenidad y el optimismo imprescindibles para inspirar el trabajo de los demás miembros de la empresa. No debéis bajar la guardia en este punto. El espíritu que marca vuestro quehacer diario debe mover a superar incertidumbres y a disipar temores.

Los directivos estáis actuando con la fortaleza y valentía necesarias para afrontar los riesgos y dificultades. Por ello os doy las gracias. Agradezco vuestros desvelos, vuestra voluntad de salir adelante y vuestro servicio en favor de dos facetas tan esenciales como el crecimiento económico y el bienestar social, indispensables para articular un progreso constante y cierto.

Nunca me cansaré de pediros que abanderéis las actitudes optimistas y comprometidas, propias de los emprendedores, que nos permitirán encauzar favorablemente el futuro.Ánimo y adelante. Los españoles tenemos depositada en vosotros una gran confianza.

Con la seguridad de saber que contamos con un excelente plantel de directivos y gestores empresariales en la recuperación de nuestra economía, me cabe hoy el alto honor de declarar clausurado el Séptimo Congreso de CEDE Dirigir para Crecer.

Muchas gracias. Eskerrik asco.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+