Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la III Gala Anual del Comité Olímpico Español

Madrid, 18.12.2008

M

uy buenas noches,

La Princesa y Yo estamos encantados de estar aquí esta noche con todos vosotros, deportistas, federaciones, responsables políticos e institucionales, gestores y patrocinadores, en definitiva amigos y amantes todos del deporte y sobre todo del olimpismo. Por tanto agradecemos sinceramente al Comité Olímpico Español y a su Presidente, la amble invitación que nos han dirigido para participar en esta Tercera Gala Anual y celebrar vuestroséxitos -loséxitos de España- en los JJOO de Pekín.

Tenemos la alegría de sumarnos a este verdadero homenaje a nuestros deportistas y, con ellos, a las instituciones y entidades que, como este Comité Olímpico, les han ofrecido su fundamental y necesario apoyo. A todos os queremos decir de corazón:¡GRACIAS! Por lo que habéis conseguido y por lo que seguís haciendo. Como todos los españoles, os admiramos y deseamos fervientemente que sigáis escalando peldaños deéxito deportivo y humano, porque nos anima y nos llena de orgullo.

El pasado mes de agosto la Princesa y yo quisimos asistir en Pekín a la Ceremonia Inaugural de los Juegos y a las competiciones de los primeros días, para transmitir nuestroánimo y el de la Familia Real, junto al de todos los españoles, a los miembros de nuestro equipo olímpico. Vibramos y nos emocionamos mucho con su participación y compartimos muchos buenos momentos -los triunfos-, y los no tan buenos?, como también hicieron después S.M. la Reina y los Duques de Palma y la Infanta Elena en los Juegos Paraolímpicos.

En China el deporte español supo demostrar su calidad y preparación excepcionales, fruto de su tenacidad y sacrificio. Nuestros deportistas y equipos olímpicos se aplicaron con exigencia buscando la gloria deportiva para sí y para España. Por eso debemos reconocer y valorar justamente vuestras renuncias y la extraordinaria entrega que todo ello os ha demandado. Enhorabuena por vuestro esfuerzo, por vuestro espíritu y fe en los valores deportivos y olímpicos y, como no, por vuestros resultados, en medallas y diplomas, e incluso por lograr la participación, que ya es unéxito.

Es justo, además, que demos nuestra cordial enhorabuena a vuestros entrenadores y equipos técnicos, a vuestros clubes y federaciones, y por supuesto, a cada uno de vuestros compañeros, familiares y amigos. También a cuantos, junto a vosotros, han compartido, animado y hecho posible el inmenso y acertado esfuerzo que habéis demostrado.

Y qué decir del programa?ADO?, de las empresas patrocinadoras y de Radiotelevisión Española, cuya contribución ha sido decisiva para que podamos celebraréstos, y otros muchos,éxitos del deporte español. En particular -¡cómo no!- valoramos la ayuda inestimable que las Administraciones públicas vienen prestando al progreso del deporte español, de todos los deportes?no sólo olímpicos.

Así, la suma de energías de tantos españoles y especialmente las vuestras, refuerzan la continuidad en el empeño por lograr las altas metas, que nuestro deporte quiere, sabe y puede alcanzar. Y esa energía junto a los valores y el talento que proyectáis fomentan un magnífico conjunto de virtudes que aportan brillo a la imagen internacional de la Nación

Ese progreso permanente viene alentado por el espíritu de superación que esta Gala celebra y que forma parte indisoluble del olimpismo.

España ha alcanzado en este ciclo olímpico los mejores resultados deportivos de su historia; pero sobre todo, recordemos que lleva apoyando al Movimiento Olímpico desde sus comienzos. Así ya en 1912, durante el reinado de mi bisabuelo el Rey Alfonso XIII, se creó el Comité Olímpico Español. Apoyo que se ha ensanchado con el tiempo, y que logró comprometer a amplios sectores de nuestra sociedad en los Juegos de Barcelona en 1992, de tan grata memoria para todos?y más para los qué entonces logramos participar, como se dice, en casa.

Hoy, como también quisimos destacar en Pekín, los españoles son muy conscientes de la necesidad de favorecer el espíritu olímpico, que pone el deporte, su función educativa y sus nobles valores al servicio del hombre y de la sociedad. Por todo ello, España promueve activamente el Movimiento Olímpico, encabezado por el Comité Olímpico Internacional (COI), y dotado de la imprescindible colaboración de los Comités Olímpicos Nacionales, representados en este Acto por los Presidentes de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales y de la Asociación de Comités Olímpicos Europeos.

A este respecto destaca, por su eficiencia y calidad, la actividad del C.O.E., representada por aciertos como sus campañas, dirigidas a propagar los grandes valores del olimpismo. Entre ellas quisiera acentuar la denominada?Olimpismo y Deporte, Valores y Símbolos?, felizmente adoptada a nivel mundial para su difusión en todos los Comités Olímpicos. Felicitamos al COE por su tarea eficaz y le animamos a seguir fomentando iniciativas que, comoésta, prestan un servicio tan valioso al conjunto de nuestro cuerpo social.

La extraordinaria evolución del deporte en España a lo largo de lasúltimas décadas, ha intensificado entre nosotros el anhelo de seguir acogiendo a la Familia Olímpica entre nosotros.

De tal manera que los españoles ofrecen su hospitalidad y amistad sinceras a las reuniones del Movimiento Olímpico, a acontecimientos deportivos?entre los que se cuentan los Juegos Mediterráneos o el Festival Olímpico de la Juventud Europea- y a la organización de nuevas ediciones de Juegos Olímpicos de verano o de invierno, como demuestran las diversas candidaturas presentadas por España.

En este marco, nuestro Parlamento, ha dado muestra de su permanente apoyo al deporte y a la organización de las más grandes manifestaciones deportivas en España durante los tresúltimos decenios. Con esa misma decisión y convencimiento han actuado siempre nuestros sucesivos Gobiernos.

Por su parte, la Familia Real, ha querido demostrar siempre su compromiso invariable y constante con el olimpismo.

Desde ese compromiso, reiteramos nuestra felicitación más cariñosa a nuestros deportistas olímpicos. Saben que cuentan con todo nuestro apoyo para seguir trabajando en este nuevo ciclo que ahora empieza, con la aspiración de lograr los mejores resultados posibles en Vancouver y en Londres, y de seguir cosechando para el deporte español nuevos y grandeséxitos.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+