Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de inauguración del seminario "Europa y el Islam"

Toledo, 11.04.1996

E

​uropa y la civilización islámica han estado siempre en estrecha relación a lo largo de la historia.  España ha sido un buen ejemplo de esta realidad constituyendo, en el pasado, un puente entre ambos mundos y desarrollando, en la actualidad, una dinámica actividad en favor de las relaciones mediterráneas y de la paz en la región.

Esta intensa relación exige que se conozcan cada vez mejor los pueblos y las culturas que constituyen la realidad europea e islámica, dado que su vecindad tan estrecha ha generado, también, incomprensiones y malentendidos que es necesario superar. En ese sentido, es necesario reconstruir las relaciones históricas en términos positivos, identificando los prejuicios para  superarlos y debatiendo sobre las dinámicas culturales y políticas que caracterizan actualmente los contactos entre el mundo islámico y el europeo.

Hoy en día son numerosos los interrogantes que se suscitan en Europa sobre el Islam. Así mismo, son muy numerosas las cuestiones que el mundo islámico se plantea sobre Europa. Por esta razón el debate y el análisis científico alcanzan una gran importancia en una función de mediación entre los pueblos a fin de que puedan ser mejor comprendidas cuestiones tan relevantes como las que van a ser objeto de estudio en este seminario: las relaciones positivas que pueden existir entre el islam y la modernidad, las razones de ser de lo que se denomina la "especificidad islámica", o lo que hay de real y de imaginario en las percepciones culturales y políticas mutuas.

Así mismo, hemos de ser conscientes del enorme valor que tiene el diálogo cultural e intelectual, aceptando la polémica y la diversidad de opiniones que ello conlleva como cimiento sobre el que levantar con éxito unas relaciones económicas y políticas estables. Y en este sentido, el necesario encuentro cultural entre el Islam y Occidente constituye un requisito sustancial en el que apoyar sólidamente la arquitectura de la cooperación y la asociación en la que Europa se ha comprometido. Un buen exponente de ello, ha sido la cumbre euromediterránea celebrada en Barcelona a finales del año pasado y el Forum Civil Euromed celebrado a continuación.

Nuestras sociedades, de uno y otro lado, necesitan comprenderse mejor y respetarse culturalmente para que la cooperación y la asociación se constituyan como los pilares de un futuro común mejor. Ello constituye una responsabilidad a compartir entre todos y una exigencia que afrontar ante nuestras nuevas generaciones, cada vez más llamadas a educarse en la pluralidad cultural; tan solo ya como resultado de compartir su realidad con una cultura islámica presente y enraizada en suelo europeo.

La tecnología y la información juegan aquí como en casi todo un importantísimo papel sirviendo como una hoja de doble filo: por un lado hacen más acuciante la necesidad de diálogo de comprensión y de cooperación al evidenciar los problemas, dándoles enorme difusión y por ello pudiendo acelerar sus dinámicas y dificultar el control de sus efectos. Pero por otro, aportan los medios, nunca antes disponibles para salvar barreras históricas y atajar esos problemas o tensiones con una celeridad pasmosa, evitando incluso posibles inestabilidades futuras.

Unido a esto, nos parece también importante señalar, como positivo, el reunir en un mismo foro a especialistas, líderes de opinión e intelectuales procedentes de una geografía que no sólo refleja ampliamente al conjunto europeo y al árabe-islámico sino que los amplía y, por tanto, enriquece, introduciendo otros factores de importancia relevante en las relaciones entre Europa y el Islam. El intercambio de ideas entre ellos así como brindarles la posibilidad de conocerse es también uno de los objetivos que dan relevancia a estas sesiones.

Por todo ello, este Seminario que hoy se inicia en esta histórica ciudad de Toledo, nexo simbólico entre el Oriente y Occidente, agrupando a más de cuarenta especialistas con la tarea de clarificar y transmitir la naturaleza de las relaciones entre Europa y el Islam tiene un loable objetivo a la vez que un importante desafío: contribuir al acercamiento mutuo, alejar el miedo del enfrentamiento entre el mundo islámico y el europeo y, como evoca su título, favorecer dinámicas y convergencias mutuas.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+