Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Ayuntamiento de Mieres

Mieres, 26.10.1995

E

​n aquel día inolvidable y lleno de emociones en que se celebró en la catedral de Oviedo el funeral por los mineros fallecidos en accidente en el pozo San Nicolás, el alcalde de este ayuntamiento, al finalizar los oficios religiosos, me invitó a visitar la villa y concejo de Mieres.

Mis primeras palabras han de ser, por ello, de gratitud a esta Corporación y de satisfacción por encontrarme en el corazón de esta cuenca en presencia de los alcaldes de los concejos mineros del Caudal y del Nalón.

Quiero también comenzar expresando mi más sentida y profunda unión con los habitantes de vuestros municipios ante los difíciles momentos que atraviesan. Conozco y sigo muy de cerca el proceso de desindustrialización que sufre esta parte tan esencial de nuestra querida Asturias, y las consecuencias que trae consigo el decaimiento de las condiciones económicas y laborales de estas zonas industriales, que a lo largo de tantos años, sobre todo en los de mayores penurias, contribuyó de manera decisiva a la prosperidad de España. Una contribución que debe tener como respuesta, en estos momentos de dificultades, la solidaridad de todos.

La esperanza tiene un sólido fundamento, pues no puede en modo alguno pensarse que el valor, la energía y la capacidad de sacrificio, de imaginación y de entrega que atesoran los habitantes de estos valles pueda desaparecer víctima del desaliento. Estoy convencido de que el carácter y la fortaleza de las gentes de aquí no ha muerto, y que dichas virtudes, junto con la solidaridad del resto de los españoles, harán que la prosperidad renazca en estas cuencas mineras; unos valles con tan extraordinaria personalidad que han inspirado a novelistas, poetas y artistas, como lo demuestran una riquísima bibliografía, formada por ensayos, poemas y novelas y otras obras de la creación artística, como las cinematográficas.

Es grato comprobar que se están sentando ya las bases que permitirán conseguir un futuro mejor para los ciudadanos de las cuencas. Las obras de saneamiento y de recuperación de los ríos Caudal y Nalón, así como los demás proyectos de mejora y preservación del entorno natural, son buenos ejemplos del camino que queremos recorrer.

Transformar cauces de aguas negras y sin vida en aguas de calidad, donde vuelvan a vivir las especies piscícolas autóctonas, como se está haciendo; recuperar y ordenar sus márgenes, como también se ha hecho, son labores imprescindibles para atraer inversiones y para procurar el bienestar y una mejor calidad de vida a los ciudadanos.

Además de esta acción recuperadora de la belleza natural y de las condiciones medioambientales de los valles mineros, es preciso tener en cuenta las circunstancias en que se desarrolla actualmente, en un mundo vertiginoso, la actividad económica e industrial. Los jóvenes, que tantas dificultades encuentran hoy en Asturias para acceder a un empleo, deben ser muy sensibles a esta realidad y esforzarse por tener imaginación creadora y capacidad de innovación, factores que han de estar en la base de la nueva estructura productiva que debe arraigar cuanto antes en las cuencas mineras, y que surgirá en buena parte de la constancia de los pequeños y medianos empresarios y de los comerciantes de estos valles, que con tantos sacrificios y renuncias mantienen en pie la actividad de sus empresas.

Quiero tener también unas palabras de recuerdo, afecto y reconocimiento para los jubilados y pensionistas, trabajadores que ya han dejado atrás una dura tarea. Deseo decirles que todavía han de ser muy útiles para la sociedad, siempre necesitada de hombres y mujeres con conocimientos y experiencias; ellos los tienen y no deberían dejar de obsequiarlos a las jóvenes generaciones.

Agradezco profundamente a los alcaldes de los ayuntamientos mineros la oportunidad que me habéis dado de estar hoy aquí con vosotros, y deseo reiteraros que siempre hallareis en mí el aliento y la cooperación entusiasta para encontrar el futuro que los valles mineros se merecen.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+