Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del premio Internacional Marconi 1992

Universidad Politécnica de Madrid, 08.12.1992

C

​uando los cambios tecnológicos se multiplican, dando a nuestras vidas un insospechado dinamismo, supone una gran satisfacción presidir este acto donde podemos comprobar que en el centro de todo avance hay siempre unos hombres que con su inteligencia y tesón ayudan a que la Humanidad siga siendo dueña de su historia y de su futuro.

Esta satisfacción es doble porque como universitario veo que este acto se produce en el marco solemne del paraninfo de esta prestigiosa Universidad Politécnica de Madrid tan arraigada al progreso científico y técnico. A esta hospitalidad hay que añadir el agradecimiento a la iniciativa de la beca internacional de la Fundación Marconi al escoger a España en esta edición de 1992 y a Telefónica de España que lo ha hecho posible con su patrocinio.

Los premios que se acaban de entregar son galardones que gozan del mayor prestigio en su especialidad, y son equiparables a otros que se otorgan como reconocimiento a los afanes investigadores que están en la raíz del cualquier avance. Con ellos se premian trayectorias profesionales excepcionales y refrendadas por múltiples trabajos a lo largo de años de estudios y esfuerzos, se estimula a las jóvenes vocaciones y se potencian las carreras investigadoras desde su inicio.

El Premio Marconi une a su proyección científica y académica, avalada por el amplio panel de personalidades ya premiadas en las ediciones anteriores, un estímulo innegable a las nuevas generaciones porque no sólo resalta la labor creadora contrastada, sino que también suma a tal ejemplo el reconocimiento a las primeras consecuciones de aquellos jóvenes científicos que tienen ante si un futuro lleno de promesas y estímulos.

El Jurado de este Décimo-octavo Premio Marconi ha escogido a una personalidad como la del Dr. Flanagan que ha contribuido con sus trabajos a que los avances en las técnicas digitales hagan más evidente la necesaria convergencia entre telecomunicaciones y ordenadores para acortar y hacer más transitable el camino que media para hacer que las máquinas entiendan el don divino de la palabra humana.

El hombre se sentirá más dueño de ellas cuando le sea posible conversar amigablemente con sus invenciones, viendo abrirse ante él todo el cúmulo de posibilidades que los desarrollos tecnológicos prometen.

Quienes han seleccionado a los jóvenes científicos merecedores del galardón correspondiente, Doctor Rodríguez Fonollosa y señor Ronda Prieto, han querido rendir un homenaje también al Doctor Flanagan. Estos jóvenes científicos españoles, cada uno en su campo del vídeo y del audio, dicho así simplificadamente, están dejando patente que la labor del Doctor Flanagan está siendo eficazmente asimilada y se multiplica en ámbitos geográficos que, como es el caso español, dan testimonio de su modernidad y pujanza.

La Universidad Española tan dignamente representada aquí por estos jóvenes docentes puede sentirse orgullosa y satisfecha porque son trayectorias profesionales como las premiadas responde con fidelidad a la misión que tan acertadamente le asignase Ortega y Gasset de hacer ciencia y enseñarla. En el caso del Doctor Flanagan esta misión es evidente que se cumple paradigmáticamente.

Felicito a los premiados y a las Universidades y Empresas que se van a beneficiar de sus investigaciones y enseñanzas. Todos deseamos que los avances tecnológicos, como los que hoy se premian permitan construir una sociedad más humana donde no solo seamos capaces de hablar con las máquinas sino también proyectar futuros más prósperos y solidarios mediante un diálogo universal. Esta era una de las metas del que fue el insigne pionero de las telecomunicaciones, padre de la Señora Marconi, al que hoy rendimos homenaje con su Premio.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+