Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de premio Francisco Cerecedo

Madrid, 30.04.1992

V

​uelve a congregarnos aquí el premio "Francisco Cerecedo", otorgado en su IX edición a un periodista de relieve tan excepcional como Eduardo Haro Tecglen. Al acta que el jurado ha hecho pública, donde se describen con exactitud los méritos de Eduardo Haro, quisiera añadir la admiración que merece a sus lectores la apelación constante a la convivencia española que sugieren sus ideas, expuestas siempre en términos que evitan agredir a nadie.

Los valores de ese periodismo, en un mundo en el que la libertad y la información son esenciales, constituyen un espejo para cualquier periodista que pretenda serlo en plenitud. La convicción sin prepotencia, la crítica sin injuria, la prudencia sin ocultamiento, la denuncia sin injusticia, la curiosidad sin intromisión, son algunas de las virtudes no ya meramente profesionales, sino humanas, que enaltecen el periodismo.

Me honro diciendo que los valores del periodismo de Eduardo Haro proceden en gran parte -por lo que he procurado saber- de aquella educación moral, de altísima civilidad, que brilló en muchos ilustres intelectuales deseosos de una España solidaria y de progreso, fundamentada en la convivencia libre y en el respeto mutuo a las ideas, valores que la Corona, de la que soy heredero, ha sentido y siente, por encima de toda ideología, como un gran proyecto español.

Felicito a los patrocinadores por su generosidad, al jurado por su trabajo y a la sección española de la Asociación de Periodistas Europeos, cuya Presidencia de Honor ostento, por sus esfuerzos europeístas.

El prestigio del premio "Francisco Cerecedo" se acrecienta con el fallo emitido para esta IX edición.

No quiero concluir sin deciros que la voz de los periodistas en este año 1992 será un importante instrumento para defender las claves de España en el mundo: no para construir una leyenda dorada, sino para decir la sencilla verdad de una España que progresa, viviendo la historia y superando siempre los obstáculos para seguir avanzado.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Vídeo

1491471http://www.rtve.es/alacarta/showEmbeddedCode.shtml?contentID=1491471.

Boda SS. MM. los Reyes en Atenas