Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Centro Asturiano de México

México, 21.11.1991

G

​racias, ante todo, por vuestra acogida. El calor del alma asturiana no podía estar ausente de este centro donde se resumen las cualidades de las gentes, de las montañas y los valles, del hondo de las minas, de la fábrica y del mar. En Asturias la nobleza es ley. Su corazón el mayor de sus activos.

Mi agradecimiento, también, señor Presidente, al recibir esta distinción de Presidente de Honor que me otorga la Junta Directiva de este Centro Asturiano de México. A todos vosotros puedo aseguraras que lo recibo como un preciado recuerdo, que me une más, si cabe, con los asturianos de dentro y fuera de España.

En esta oportunidad quisiera reiterar mi especial atención a los problemas de muestro Principado. Estoy convencido de que la pujanza de esta colectividad, la capacidad creadora de los asturianos en América, y el inmenso amor a sus raíces van a constituir, sin duda, un incentivo para todos vuestros paisanos que se encuentren ahora inmersos en dificultades. Los asturianos se crecen ante los obstáculos y, cuando se empeñan, nadie puede detener su empuje.

Cumplo hoy con el encargo gratísimo de haceros llegar el saludo más afectuoso de los Reyes mis padres. Sus visitas a México en diversas ocasiones les permitieron conocer de cerca la fuerza de esta colectividad y de su centro, que es, sin duda, ejemplar en América. El camino recorrido desde la nada hasta esta realidad se resume en pocas palabras: Fe en la, capacidad de organizarse; fe en la consecución de .un proyecto; y fe en el trabajo diario, pensando en el futuro, sin perder nunca de vista "La Patria querida"; la de la verde nostalgia.

Os animo a que sigáis con esta misma voluntad de mantener el espíritu de los fundadores del Centro. Que, al tiempo que sirve de lugar donde Asturias renazca, donde los asturianos se encuentren, donde España este viva, contribuyáis vosotros a crear el ambiente necesario para un mejor entendimiento entre los asturianos y mexicanos. Estamos construyendo con enorme ilusión un proyecto de comunidad iberoamericana. A este proyecto, si queremos que tenga vida, le es indispensable que vosotros tengáis conciencia clara de lo mucho que nos une, de la fuerza de nuestras sociedades cuando encuentran formas conjuntas de defender sus valores culturales comunes.

Gracias a todos otra vez. Y finalmente os invito a exclamar conmigo ¡Viva Asturias! ¡Viva España!.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+