Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en Sucre al declararle Huésped Ilustre y recibir las Llaves de la Ciudad

Sucre. Bolivia, 17.09.1991

L

​a distinción de Huésped Ilustre que acaban de conferirme y la entrega de las Llaves de Oro de la Ciudad, me producen una inmensa satisfacción y suscitan mi más vivo y emocionado agradecimiento.

Al estar hoy aquí, en la blanca y coronada Sucre, que mereció los títulos de "Insigne, Muy Noble y Muy Leal Ciudad de la Plata", se me hace difícil no dedicar unas palabras a su historia, a sus gentes y a su inigualable patrimonio artístico, como rendido homenaje de admiración y respeto.

Siempre ilustre y refinada, privilegiada con sucesivos nombres que evocan los distintos momentos de su esplendor, es Sucre un espejo en cuyo azogue pueden resumirse con grandeza acontecimientos de excepcional importancia en la configuración no sólo de Bolivia sino, también, de muchas otras repúblicas hermanas de América.

Primero fue morada de los nobles pobladores de Charcas, hábiles artesanos cuyas tradiciones textiles despiertan hoy admiración por su elegancia, sus colores y diseños.

Charcas quedó asentada en los valles intermedios de la cuenca amazónica y de la cuenca del río de la Plata, y, así, favorecida por circunstancias excepcionales, en la belleza y la abundancia, se convirtió en la encrucijada histórica donde florecieron el derecho y las artes, en cuyo seno vivieron filósofos, gramáticos, pintores, filólogos y científicos de renombre, testigos y creadores a un tiempo de una de las arquitecturas administrativas más impecables de la presencia española; la Audiencia de Charcas.

Sucre es hoy sede de importantes universidades -entre ellas la centenaria y reputada Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Javier-, de organismos internacionales y relevantes instituciones y ello no puede interpretarse más que como una permanente apuesta de la devoción sucrense por la libertad, la justicia y la paz.

España se suma también a este esfuerzo para hacer de Sucre una ciudad todavía más cosmopolita y abierta al mundo. La casa de la cultura que se inaugurará el próximo año, el apoyo al festival Sucre-potosí, el desarrollo turístico y museístico, y una mejor comunicación con Potosí serán, sin duda, testigos pasados y futuros de los estrechos lazos que nos unen.

En este sentido, me complace grandemente hacer donación a esta ciudad de una biblioteca que, estoy seguro, será profusamente utilizada.

Señor Alcalde:

Al tiempo de reiterarle mi agradecimiento por el honor que hoy me concede, quiero manifestarle mi deseo de que Sucre, tan profundamente iberoamericana, dueña como pocas ciudades de su amplia y generosa historia, siga construyendo su presente de desarrollo y progreso como lo ha hecho hasta ahora y que la dicha y afecto de sus gentes siga siendo para sus visitantes un motivo de admiración y gratitud.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+