Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a los miembros de la Comision Nacional del V Centenario del Descubrimiento de America

República Argentina, 11.09.1991

E

​n esta primera visita oficial a la República Argentina, me es muy grato reunirme con los integrantes de la Comisión Nacional del Quinto Centenario, cuya conmemoración en vísperas ya de 1992, significa un reto común al que debemos hacer frente con imaginación y confianza.

Pretendemos construir un futuro de esperanza en el progreso de los pueblos de América, en estrecha unión con España y con los demás países de Europa, en el contexto de un mundo que empezó a ser interdependiente en 1492.

Nuestros pueblos, unidos por la cultura, por un mismo pasado histórico y con una misma visión humanista del mundo y de la vida, confían en que esta conmemoración de nuestro mutuo encuentro, sea el punto de partida para afrontar solidariamente los desafíos de la sociedad del siglo XXI.

Este objetivo reclama el mayor esfuerzo para que quienes compartimos una misma patria espiritual, compartamos también ideales de prosperidad, de justicia y de libertad y para que nuestra capacidad imaginativa y nuestro genio común puedan tener la proyección universal que les corresponde, sin trabas ni mediatizaciones.

Este es el criterio que inspira la Exposición Universal de Sevilla donde podrán admirarse los mayores logros de la ciencia y de la técnica junto al talento y el ingenio de nuestros creadores.

Desde España miramos con fraternal afecto a la Argentina y estamos seguros de que su participación en la EXPO-92 afianzará su posición internacional.

Decía el gran poeta iberoamericano Eduardo Carranza que "América comienza en los Pirineos y España termina en Tierra del Fuego”. Pienso que es exactamente así, pues, si bien el alma de España creció en América, también el alma de América crece en España, adonde acuden y se instalan numerosos hispanoamericanos, entre ellos muchos argentinos que encuentran allí acogida y que enriquecen con sus saberes y con sus familias a la sociedad española de la que, a su vez, muchos de ellos proceden.

Esta doble corriente que circula entre las dos ramas de un tronco común es el espíritu que inspira la conmemoración del Quinto Centenario para encontrar la forma de lograr el mayor bienestar posible y la plenitud histórica para nuestros pueblos y países.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+