Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la clausura del acto conmemorativo del Bicentanario de Carlos III, en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas

Madrid, 12.12.1988

E

​sta primera visita a la Universidad Politécnica de Madrid, al encontrarme hoy en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas, fundada por el Rey Carlos III, me permite recordar el interés y eficacia con el que un antepasado mío impulsó una política tecnológica basada en el progreso que la Ilustración inició en tan diferentes aspectos.

Pero algo resalta en esa política, como ha destacado el Señor Rector; La necesidad de que la técnica se apoye en la ciencia y ésta en la investigación, a su vez fundada en un estudio previo de los conocimientos anteriores.

De ahí la importancia que para el desarrollo económico de una nación tiene una educación, que se oriente no sólo hacia el saber acumulado a lo largo de la historia y contrastado con logros y errores, sino también sensible a cualquier avance científico de las distintas especialidades.

Creo que la Universidad es el pilar fundamental para el progreso de una nación y la raíz del bienestar de sus ciudadanos. Tengo el convencimiento de que el mundo técnico no es independiente del mundo del pensamiento ni del de la solidaridad social, y estoy seguro de que la unión de estos componentes –técnico, humano y social-, debe constituir el ambiente universitario.

Por todo ello, el recuerdo de Carlos III y su política, conmemorado hoy no sólo aquí, sino en otros centros e instituciones y a través de exposiciones y actos diversos, constituye para mi, como estudiante universitario, una satisfacción sentimental y una enseñanza viva.

Agradezco profundamente que, con motivo de esta conmemoración, se de mi nombre al Museo de Minería en el que se combinan el valor histórico con el técnico, e interpreto esta distinción como un símbolo de futuro, para que las enseñanzas se consideren siempre proyectadas hacia el porvenir de las actividades mineras.

Finalmente, expreso mis esperanzas en el desarrollo de las tecnologías en España, que son parte importante de nuestro futuro y constituyen la materia de enseñanza de la Universidad Politécnica de Madrid.

Muchas gracias,

Queda clausurado el acto conmemorativo del bicentenario de Carlos III.

Se levanta la sesión.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+