Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

Oviedo, 18.10.1988

S

​eñor,

En Vuestra calidad de Presidente del Fondo Mundial para la Defensa de la Naturaleza, os habéis hecho acreedor al reconocimiento internacional por una labor que acoge y protege lo Derechos Ambientales y Ecológicos de todo la Humanidad. En razón de ello, la Fundación “Principado de Asturias”, que me honro en Presidir, otorgó en su edición de 1988, el Premio de la concordia a la Unión Intencional para la conservación de la naturaleza, que trabaja, con los mismos fines, en estrecha colaboración con el fondo Internacional que Vuestra Alteza Preside.

Si la concordia es la expresión básica en la historia del mundo de la armonía, basada en el dialogo y la libertad, no cabe duda que vuestra labor es prioritaria en el interés general de las Naciones y los individuos de nuestro planeta, porque, como bien habéis dicho, es problemática la supervivencia de la tierra si prosigue el deterioro de la Naturaleza.

De ello somos conscientes todos, pero quizás con mayor vehemencia las generaciones jóvenes. Queremos un mundo justo y libre, donde podamos vivir con alegría, lo que no será posible en una Naturaleza contaminada que destruye no solo el presente sino el futuro de la Humanidad. Por eso, entidades como la WORLD WIDE FOUND FOR NATURE están necesitadas de la solidaridad de los ciudadanos de todas las Naciones. Contad con nuestra ayuda y colaboración. Los jóvenes de hoy avanzamos con ese espíritu de lucha a favor de la naturaleza, porque en el triunfo de ese movimiento está, Señor, el auténtico progreso.

La Fundación “Principado de Asturias” se siente orgullosa, como yo mismo, de tener un valedor de la talla de Vuestra Alteza en la defensa de la integridad de nuestro Planeta, esperamos que prosigáis en esta labor que nos compromete como hombres libres ante el futuro. Si fracasamos -como habéis dicho- ni nosotros ni nuestros hijos disfrutaremos como seres vivientes, ni entenderemos la variedad y belleza de nuestra tierra.

Recibid, Señor, mi felicitación más cordial junto con la expresión de mis deseos para que la concordia prevalezca en un mundo donde la naturaleza sea respetada para bien de todos los hombres.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+