Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de imposición de la Medalla Conmemorativa del VI Centenario del Principado de Asturias

Oviedo, 14.10.1988

E

​sta medalla que acabo de recibir del Presidente del Principado de Asturias simboliza para mi toda la grandeza, la fortaleza histórica y el amor a España que constituyen el patrimonio vivo, hermoso y exigente de los asturianos y de su maravillosa tierra.

No solo esta medalla me parece una encarnación de la Asturias en la que se forjó, en la Baja Edad Media, su máxima institución de gobierno, sino también un “testigo” olímpico como el que se dan los atletas, unos a otros en plena carrera para seguir adelante en su competición.

Generación tras generación los astures, pueblo orgulloso, libre y fuerte, se transmiten a favor de España y de su unidad la voluntad de trabajo y de progreso.

Creo que es este mensajes el que mas directamente me conmueve de Asturias: la convicción, que es insobornable en sus hijos, de servir, con su independencia y libertad, a la libertad e independencia de nuestra nación.

Esta medalla es, por tales razones, prenda y llave del futuro asturiano y nos invita a proseguir en el esfuerzo de esta región por alcanzar sus objetivos de desarrollo social y económico, que son imprescindibles para colaborar eficazmente con el resto de los españoles y lograr que todos juntos nos sintamos fuertes y seguros en  Europa y en el Mundo.

También este símbolo del VI Centenario es una expresión de juventud porque el pasado, cuando es interpretado tal como lo hacéis los asturianos, constituye una fuente de energía que alimenta la andadura de un pueblo.

Igual que, siendo todavía un niño en las montañas de Covadonga, al pié de la Santina, recibí de manos de mi padre la Cruz de la Victoria y los signos de la Corona integradora de todas las Españas, así ahora, al celebrarse el VI Centenario del Principado, renuevo mi fe y mi promesa de estar con Asturias en todas las ocasiones.

Esta medalla conmemorativa que tanto agradezco, me vincula aún mas a vosotros, a esta tierra que ha extendido por todo el mundo la creatividad y la gallardía asturianas, y me hace pediros mi sitio entre vosotros, para trabajar sin fatiga y sin descanso, por Asturias y por España.

Señor Presidente, de corazón, muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+