Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la I Sesión Plenaria de la XXV Cumbre Iberoamericana

Cartagena de Indias (Colombia), 29.10.2016

Muchas gracias, Presidente Juan Manuel Santos, por su amable y cálida bienvenida a esta nueva edición Cumbre IbAm de Jefes de Estado y de Gobierno. Permítame darle la enhorabuena por el excelente trabajo realizado por su país como Secretaría Pro Tempore y gracias también por acogernos en esta magnífica y heroica Cartagena de Indias, ciudad emblemática para toda América, tan admirada por España, y para mí tan querida.

Tanto que quiero compartir con ustedes que fue precisamente en esta bella ciudad del Caribe colombiano, tan hospitalaria y monumental, y de gente vital y alegre, donde di mis primeros pasos en el continente americano. Fue en 1983, cuando vine a Colombia oficialmente, como Príncipe de Asturias, con ocasión del 450 aniversario de la fundación de Cartagena de Indias, y en representación de S.M. el Rey D. Juan Carlos. Entonces me recibió el Presidente Betancur con cariño, casi Paternal…

Aquí comenzó mi vínculo, mi interés por conocer y comprender, y mi cariño…y pasión por América; por Latinoamérica, por esta realidad Iberoamericana que nos une y nos motiva en el camino hacia el futuro. Son imágenes y recuerdos personales, verdaderamente emocionantes y entrañables, que siempre guardaré en mi memoria.

Quiero agradecer igualmente los esfuerzos de la SEGIB, cuyo buen hacer es reflejo del entusiasmo y la profesionalidad de su Secretaria General. Felicidades, querida Rebeca, a ti y a todo tu equipo.

Y permítanme que aproveche este foro para expresar la más profunda solidaridad de los españoles con las víctimas y afectados por el devastador Huracán Matthew, que ha golpeado con especial dureza al pueblo haitiano y que también ha afectado seriamente a la República Dominicana, a Venezuela, Colombia, Jamaica, Cuba, Bahamas y los Estados Unidos. Como saben, estamos a su entera disposición para tratar de aliviar su sufrimiento.

Señoras y Señores Jefes de Estado y de Gobierno,

Llegamos a esta Cumbre en un momento de gran trascendencia para nuestro país anfitrión, Colombia, Cartagena fue también el escenario para la Paz. Querido Presidente Santos, le reitero, con el mayor ánimo, el apoyo de España a los esfuerzos por la paz que está realizando el pueblo colombiano, una paz que todos los amigos de Colombia deseamos para esta nación hermana. Y le felicito muy sinceramente, Sr. Presidente, por ese Premio Nobel que muy recientemente le ha sido otorgado. Es un orgullo para Colombia, sí, pero también para toda Iberoamérica.

Asimismo, este es un momento muy especial para el sistema de Cumbres Iberoamericanas, pues celebramos su vigesimoquinto aniversario. Creo que podemos decir con satisfacción que llegamos a este 25 cumpleaños tras un importante ciclo de renovación en las Cumbres de Cádiz, Panamá y Veracruz, y hoy tenemos una Conferencia más eficiente y más cercana a nuestros ciudadanos.

Una Conferencia que es la más alta expresión institucional de un amplio y activo sistema de concertación y cooperación que está al servicio de la Comunidad IbAm de Naciones y de sus pueblos. Este sistema abarca todos los ámbitos de interés en beneficio de nuestras sociedades.

Los logros que la Conferencia ha conseguido en este cuarto de siglo son numerosos, como bien lo ha reflejado en su exposición la Sec.Gen. Y son resultados tangibles, que afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos de nuestros países. Valga como ejemplo el Convenio Multilateral sobre Seguridad Social, que permite garantizar las cotizaciones y sus pensiones futuras a los trabajadores que han desempeñado su labor en más de un Estado parte.

La nuestra es una Comunidad en movimiento, que trasciende a los encuentros ‒ahora ya bienales‒ de Jefes de Estado y de Gobierno. El trabajo de la Conferencia IbAm es un proceso continuo que se desarrolla a lo largo del año, con frutos en innumerables campos, desde la educación y la cultura, a la sanidad, el desarrollo socioeconómico o la protección del medio ambiente.

Es necesario destacar en este acto la dedicación de la SEGIB y de los Organismos Iberoamericanos en este esfuerzo diario por seguir conformando un verdadero espacio iberoamericano.

Aunque podemos estar satisfechos por lo realizado, todavía queda mucho por hacer para seguir mejorando la calidad de vida de nuestros ciudadanos. Entre estos retos para el futuro, quiero destacar la importancia de la movilidad en el espacio iberoamericano:

-En el ámbito académico, tenemos el ambicioso objetivo de alcanzar 200.000 movilidades para el año 2020, a través de la iniciativa Campus Iberoamérica. Por esta vía estamos dando mayores y mejores oportunidades a estudiantes, profesores e investigadores, creando así un verdadero espacio del conocimiento iberoamericano. Me gustaría felicitar especialmente a la SEGIB y a los Organismos Iberoamericanos competentes por el gran trabajo realizado en este ámbito y animarles a que perseveren con la mirada puesta en la meta de 2020.

-Pero junto a la movilidad académica debemos subrayar nuestro compromiso con la movilidad de talentos entre nuestros países. Animo a todos los países y a la SEGIB a seguir impulsando la elaboración de un Convenio-marco que permita eliminar las barreras migratorias, profesionales y educativas a la circulación de jóvenes en prácticas, directivos y trabajadores, profesionales titulados e investigadores, inversores y emprendedores, de modo que nuestras sociedades se beneficien de esta libre circulación de talentos.

España no puede entenderse sin Iberoamérica, ni Iberoamérica puede comprenderse plenamente sin España, una nación que, además de europea, se siente también profundamente americana

Señoras y Señores Presidentes,

Desde hace décadas, he tenido la fortuna de mantener una estrecha relación con todos los países iberoamericanos, una relación que siento y considero inseparable de mi persona desde que, como he recordado al principio de mi intervención, visité Colombia hace 33 años. Son innumerables ya las ocasiones y los contextos en los que he vivido esta querida región, esta Comunidad, que llevo en lo más hondo de mi corazón.

No podía ser de otra manera, pues España no puede entenderse sin Iberoamérica, ni Iberoamérica puede comprenderse plenamente sin España, una nación que, además de europea, se siente también profundamente americana. Son, efectivamente, evidentes los lazos que nos unen en todos los ámbitos ─historia, literatura, lenguas, arte, política, economía…─. Pero sobre todo, lo relevante hoy día es  que compartimos un sólido acervo, claramente reflejado en las Declaraciones de las Cumbres, que está basado en principios y valores comunes, en la cultura, en la visión humanista y en una vocación universal caracterizada por la solidaridad. Nuestra unión no se fundamenta solo en intereses o alianzas, sino en algo mucho más fuerte: una sólida identidad común.

Y desde esta identidad común, Iberoamérica está llamada a seguir haciendo valiosísimas aportaciones a la Comunidad Internacional, conformando los principios y reglas que deben regirla. El hecho de que el próximo Sec.Gen. de NNUU sea un ilustre iberoamericano, Don Antonio Guterres, es una gran oportunidad en este sentido; e aproveito para felicitar Portugal por esta nomeação, que sentimos como um triunfo de toda a Comunidade Ibero-Americana. E, evidentemente, felicito pessoalmente o nosso caro amigo António Guterres pela sua eleição. El hecho de que nos acompañe hoy antes de haber tomado posesión de su cargo nos honra y nos confirma su compromiso con nuestra Comunidad de Naciones.

Señoras y Señores jefes de Estado y de Gobierno,

Señoras y Señores,

Como acabo de apuntar, las naciones iberoamericanas estamos unidas por nuestro pasado y nuestro presente, pero también y muy especialmente por nuestro futuro. El futuro encarnado por nuestros más de 150 millones de jóvenes, protagonistas de esta XXV Cumbre y en los que queremos volcar nuestros esfuerzos.

Felicito a la Secretaría Pro Tempore por el acertado lema de esta edición: “Juventud, Emprendimiento y Educación”. De la educación y las capacidades que nuestras sociedades puedan ofrecer a los jóvenes dependerán el progreso y el futuro de Iberoamérica. La plena integración de nuestra juventud en nuestros sistemas educativos y en nuestros mercados laborales es absolutamente esencial.

Es cierto que la situación de los jóvenes es diversa y compleja en cada uno de nuestros países. En España nos enfrentamos al mismo tiempo a retos como el envejecimiento de la población y el elevado desempleo juvenil.  Sin embargo, las inquietudes de nuestros jóvenes son muy parecidas: empleo, educación, seguridad… Por ello, los gobiernos y organizaciones internacionales deben seguir respondiendo al desafío de trasladar las políticas de juventud al centro de la escena política y que estas tengan presencia y visibilidad social.

Estoy convencido de que el Pacto IbAm de Juventud, que hoy aprobamos y que ha contado para su elaboración con la activa participación de los jóvenes en su elaboración, será un valioso instrumento en ese sentido. La realización efectiva de cada uno de los 24 compromisos que contiene será un paso firme hacia la plena inclusión social juvenil. Quiero felicitar al Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica (OIJ) y a las autoridades de juventud de todos los países iberoamericanos por sus esfuerzos y les animo a seguir trabajando con el mismo ahínco tras la adopción del Pacto.

Adicionalmente, este Pacto servirá, sin duda, como una aportación más de la Com-IbAm a las iniciativas internacionales. En efecto, la lniciativa Global de Empleo Decente para los Jóvenes de la OIT, auspiciada por el Sistema de NNUU, es una herramienta sobre la cual llamo su atención por la importancia que puede tener para la aplicación efectiva de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular para el logro del ODS número 8: “promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”.

Estamos hablando de un gran desafío pues el desempleo juvenil es un serio problema en muchos de nuestros países. España es uno de los impulsores de esta Iniciativa Global, a la que les animo a que se sumen.

Sras y Sres jefes de Estado y de Gobierno, Sras y Sres,

Termino ya mis palabras. Creo que es particularmente acertado celebrar los 25 años de Cumbres IbAm hablando de juventud, y permítanme resaltar la coincidencia de que este mismo año conmemoramos el IV Centenario de la muerte de Don Miguel de Cervantes Saavedra. Un autor que, por medio de Don Quijote, mostró al mundo la mejor síntesis de sabiduría y espíritu joven, un mensaje lleno de vitalidad y de esperanza en el futuro.

Tenemos los mejores mimbres para que Iberoamérica siga avanzando y haciendo valiosas aportaciones a la Comunidad Internacional, centrada en los tres grandes espacios de cooperación: la cohesión social, la cultura y el conocimiento.

Y en este propósito y en esta andadura saben que siempre podrán contar con el firme compromiso de España y de la Corona. No puede ser de otra manera porque Iberoamérica es parte de nuestra identidad, es parte de lo que somos y de lo queremos seguir siendo.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+