Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega del Premio "Reino de España" a la Trayectoria Empresarial

Palacio Real de El Pardo. Madrid, 04.06.2014

C​uando el Círculo de Empresarios, el Círculo de Economía y el Círculo de Empresarios Vascos me comunicaron su deseo de premiar una trayectoria ejemplar en el campo de la empresa, me pareció una excelente propuesta de la que, desde un primer momento, quise estar muy cerca.

El mayor servicio que los empresarios realizan a favor del conjunto de la sociedad, asumiendo riesgos y dificultades, se concreta en la generación de puestos de trabajo y en la creación de riqueza. Sin embargo, esta realidad no siempre es bien conocida, ni reconocida, por todos los ciudadanos.

Por eso, considero tan acertada la creación de este nuevo galardón, el Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial. Porque no solo tiene como objetivo reconocer los justos méritos del premiado, sino también, y muy especialmente, difundir los efectos beneficiosos de la labor de los emprendedores.

Felicito a las tres organizaciones convocantes por esta loable iniciativa y por su permanente tarea a favor del progreso económico y empresarial en el marco de una clara vocación de servicio a la sociedad española.

La falta de trabajo es, sin duda, una de las grandes preocupaciones de los españoles y uno de los principales retos a los que hace frente nuestro país desde hace años. Una parte muy importante de nuestra juventud sufre las consecuencias del desempleo que condiciona su presente y lastra injustamente sus expectativas de futuro.

Nuestra sociedad es muy consciente de ello y de la necesidad de abordar este problema con la colaboración y la solidaridad de todos.

durante mi reinado he puesto todo mi empeño en apoyar el mayor progreso económico de nuestro país, impulsando la cultura empresarial con la vista puesta en el bien común y el interés general

En este contexto, la contribución de los empresarios es fundamental. Queremos que el espíritu empresarial, por definición creativo e innovador, esté ligado siempre a su más alta función social.

Porque, si el genio emprendedor merece admiración por el coraje y la visión que le caracterizan, al mismo tiempo es deudor de respeto y agradecimiento por el beneficio que puede aportar al conjunto de la sociedad. Un beneficio que, como he adelantado, se mide en riqueza, en puestos de trabajo, en bienestar para todos.

Así pues, es de justicia reconocer el trabajo y el compromiso de los empresarios, más aún cuando han dedicado una vida entera a esas metas e ideales. Esta es la particularidad del premio que hoy nos ha reunido y que, en su primera edición, ha recaído en Don Enrique Sendagorta Aramburu.

Enrique Sendagorta, de quien ya se han glosado sus altos méritos, ha desarrollado durante muchos años un proyecto de empresa sostenible, innovador y comprometido socialmente que puede servirnos como guía en la tarea que tenemos por delante.

Le felicito por la distinción que hoy ha recibido pero, sobre todo, por el ejemplo que nos da con su admirable trayectoria.

Durante mi reinado he puesto todo mi empeño en apoyar el mayor progreso económico de nuestro país, impulsando la cultura empresarial con la vista puesta en el bien común y el interés general.

Por eso, hoy hago votos por que este premio se consolide en sus sucesivas ediciones.

Termino ya mis palabras con mis mejores deseos para todos.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Actividades