Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo en honor de una representación del mundo de las letras con motivo del Premio Cervantes

Palacio Real de Madrid, 22.04.2014

E​n la historia de la cultura española, y de la universal, Miguel de Cervantes destaca como una figura esencialmente congregadora. Gentes de todos los países y de todos los tiempos se han sentido y se sienten cercanos a él, identificados con sus ideas y sentimientos, seducidos por su palabra.

Así ocurre también con Gabriel García Márquez, -nuestro querido Gabo-, que mediante su formidable obra literaria  contribuyó a forjar y divulgar la identidad iberoamericana, alimentando igualmente los sueños de millones de lectores de todo el mundo. Desde la amistad de tantos años, quiero mostrar hoy mi reconocimiento a su memoria y a su persona.

En esta ocasión, aceptando nuestra invitación, acudís académicos y representantes de todo el mundo de la cultura para honrar el patrimonio de nuestra lengua en la persona de Elena Poniatowska.

En la historia de la cultura española, y de la universal, Miguel de Cervantes destaca como una figura esencialmente congregadora. Gentes de todos los países y de todos los tiempos se han sentido y se sienten cercanos a él, identificados con sus ideas y sentimientos, seducidos por su palabra. Así ocurre también con Gabriel García Márquez, -nuestro querido Gabo-, que mediante su formidable obra literaria contribuyó a forjar y divulgar la identidad iberoamericana, alimentando igualmente los sueños de millones de lectores de todo el mundo. Desde la amistad de tantos años, quiero mostrar hoy mi reconocimiento a su memoria y a su persona.

Y mañana inscribiremos el nombre de esta gran escritora mexicana en el cuadro de honor del Premio Cervantes, junto a los de Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco, vivos todos ellos en nuestra memoria.

Elena Poniatowska ha dicho que durante buena parte de su vida aprendió a contemplar las estrellas.

Pero ha unido ese ejercicio con la atenta observación de la realidad del mundo, cuyas luces y sombras nos hace percibir a través de la lente de su interpretación.

De ahí brota una literatura rebelde, que, a pesar de la aspereza de su realismo, abre siempre un lugar a la esperanza. A ese lugar del compromiso social y humano nos convoca.

Al agradecerle el regalo impagable de su obra y felicitarla por el galardón que mañana le entregaremos, alzo mi copa con el deseo de que su siembra resulte fecunda en toda la familia de pueblos hispanos.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+