Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de inauguración de la nueva sede del Parlamento de Navarra

Navarra(Pamplona), 04.12.2002

S

iempre vengo con gran satisfacción a Navarra, a esta Comunidad Foral celosa de su ser y de su Historia, a la que añade continuamente páginas nuevas que son testimonio de su renovación ejemplar, y de su generosa contribución al progreso de toda España y los españoles.

Por eso me resulta especialmente grato llegar a Navarra para inaugurar la nueva sede del Parlamento de Navarra, la primera de las Instituciones Forales, heredera de las históricas Cortes del Reino, que constituye hoy la representación genuina y permanente de la voluntad de sus ciudadanos.

Los navarros os habeis distinguido siempre en el conjunto de España por ser una comunidad que ejerce con fino sentido político y especial sentido de la responsabilidad vuestras competencias propias de origen histórico. La Constitución Española amparó y respetó la realidad foral navarra y la Ley Orgánica de Amejoramiento y Reintegración de su Régimen Foral, introdujo, en 1982, un nuevo marco institucional y competencial que le ha servido a Navarra para alcanzar, en el transcurso de estos veinte años de funcionamiento democrático, una destacada posición en la economía, en la cultura y en el bienestar de su sociedad.

Desde la formación, en abril de 1979, del Parlamento Foral, primera cámara de carácter autonómico constituida en España, esta institución ha acumulado, a lo largo de seis legislaturas, una importante, amplia y valiosa obra legislativa, que le ha granjeado un alto prestigio y un reconocimiento generalizado como institución activa y próxima a las necesidades de los ciudadanos.

Ejercen ustedes, señoras y señores parlamentarios forales, la importante función de transformar la opinión cabal del conjunto de los ciudadanos, sus inquietudes y aspiraciones, en leyes forales y decisiones que resultan eficaces para la construcción de una Navarra mejor, más justa, próspera y solidaria.

Sé que, en las actuales circunstancias, el trabajo que ustedes realizan resulta especialmente complicado, puesto que lo deben desempeñar superando diariamente la tensión que se deriva de la amenaza constante que ejerce la violencia terrorista, y que afecta a toda la sociedad, pero que se dirige con especial saña hacia los representantes públicos democráticamente elegidos.

Quiero expresarles en este momento mi reconocimiento, y mi agradecimiento más cordial, por el compromiso que cada uno de ustedes mantiene resueltamente, a pesar de estas amenazas, con esta institución a la que pertenecen y con los ciudadanos a los que representan.

Les felicito cordialmente por ello y les animo a mantener en el futuro esta actitud valiente y decidida, que supone un gran ejemplo para todos, un generoso compromiso con la defensa de las libertades y de la democracia, y en definitiva, el mejor servicio posible que puede prestarse a Navarra y a España.

Este magnífico edificio, que alberga desde hoy al Parlamento, supone un símbolo muy claro y directo de la Navarra actual. Conservando las fachadas clásicas de uno de los edificios más representativos del urbanismo pamplonés de comienzos del siglo XX, que nos recuerdan la aportación vigorosa de la historia y de las señas de identidad propias, se ha construido una estructura moderna, funcional y transparente, que representa el impulso innovador y creativo de las nuevas generaciones.

La libertad de expresión es un hecho en España y hoy aquí somos testigos de ello. Algunos, sin embargo, se han olvidado de que interrumpir su ejercicio es, para empezar, antidemocrático.

Deseo que este Palacio, que desde hoy es foro de representación de la voluntad ciudadana, sirva de ahora en adelante para consolidar aún más una Navarra avanzada y emprendedora, plural y democrática, comprometida con el conjunto de España y con el mundo entero, en el que tantos navarros han ido sembrando su carácter, su empuje y sus virtudes características.

Enhorabuena, y muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+