Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en la Cena de Gala ofrecida por el Presidente de la República de Bulgaria.

Bulgaria(Sofía), 09.06.2003

S

eñor Presidente de la República, Señora Parvanova, Señoras y Señores,

La Reina y yo deseamos expresaros ante todo nuestra más sincera y profunda gratitud por vuestra amable invitación para llevar a cabo esta nuestra segunda Visita de Estado a la República de Bulgaria.

La muy amable acogida que habéis querido dispensarnos, es fiel reflejo de la sincera hospitalidad que distingue a todos los búlgaros.

Agradecemos asimismo vuestras calurosas palabras de bienvenida, como prueba de la intensidad de nuestras relaciones bilaterales y de la simpatía que liga a nuestros dos pueblos. Nos animan a trabajar cada día más unidos en la perspectiva de un futuro común como socios y aliados.

Señor Presidente,

Hace una década que la Reina y yo tuvimos la alegría de poder visitar por primera vez Bulgaria. Aun recordamos con especial agrado nuestro primer contacto con la realidad de una Bulgaria que ya estaba comprometida a recuperar el puesto que le corresponde dentro de la gran familia de Naciones democráticas europeas.

Esta segunda Visita de Estado, bajo vuestro alto mandato, nos está permitiendo conocer mejor este hermoso país, su importante historia y su rica cultura, y comprobar con satisfacción los avances registrados por Bulgaria y por sus gentes.

Una Bulgaria cada vez más moderna y dinámica con la que, en estos diez años, España ha ido forjando una relación intensa y mutuamente satisfactoria.

Apreciamos la oportunidad que nos brindáis, como destacado político elegido para ocupar la mas alta magistratura de este país, para conocer más de cerca, gracias a vuestra invitación, las aspiraciones y retos que vive la sociedad búlgara en el apasionante horizonte de su cada vez más próxima integración en la Alianza Atlántica y en la Unión Europea.

Señor Presidente,

La destacada contribución histórica de Bulgaria a la civilización europea convierte su presencia en el proceso de integración europea en un destino necesario. La ampliación de la Unión fue un objetivo fundamental durante la última Presidencia española del primer semestre de 2002. España, está firmemente comprometida con la adhesión de Bulgaria a la Unión Europea y acoge con gran satisfacción los sobresalientes logros conseguidos por su país en este camino.

Sabemos, por nuestra propia experiencia, que los países candidatos tienen que realizar profundas transformaciones.

España ha puesto a disposición de Bulgaria su experiencia y su conocimiento del proceso de integración, de las políticas comunes y de la capacidad administrativa e institucional necesarias para absorber los instrumentos y ayudas propios del proceso de integración.

Son muchos los retos en los que nuestros dos países están llamados a cooperar estrechamente en un mundo cada vez más globalizado. Entre ellos, destaca la lucha contra esa gran amenaza para nuestras sociedades que supone el fenómeno de la barbarie terrorista. En este ámbito, España ha encontrado en Bulgaria el mayor apoyo y la mejor cooperación.

Nuestra colaboración en estos distintos ámbitos, y en otros muchos de enorme trascendencia, se reforzará sin duda en el futuro. Bulgaria será cada vez más para España un país de referencia obligada, de amistad y cooperación, en el plano bilateral y europeo, con el que deseamos trabajar muy estrechamente.

En ese espíritu, valoramos la contribución de Bulgaria para aproximarnos juntos a construir una Europa cada vez mas solidaria e integrada.

España ha apoyado asimismo con determinación el ingreso de Bulgaria en la OTAN. La firma del Protocolo de adhesión a la Alianza Atlántica el pasado 26 de marzo sella el destino de Bulgaria como parte activa de la comunidad atlántica.

Cuando el proceso de adhesión se complete, Bulgaria no hará sino recuperar un rasgo esencial de su vocación. Confiamos en que muy pronto veamos colmada esta aspiración.

Bulgaria asume además sus responsabilidades exteriores a través de su participación activa en todos los foros internacionales, entre los que destaca el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, organismo en el que comparte con España tareas de gran trascendencia, y también en la OSCE, cuya Presidencia ostentará vuestro país en 2004.

Asimismo, en la región del sudeste de Europa, Bulgaria ha venido desempeñando un papel importante, ayudando a la estabilidad de la subregión y contribuyendo con eficacia al mantenimiento de la paz y a la generación de confianza allá donde se le ha requerido.

Las operaciones de estabilización en Iraq continúan. En último término, la estabilidad descansa en el desarrollo de instituciones representativas que respondan a las ansias de democracia del pueblo iraquí y en la reconstrucción de su tejido económico y social. En esos ámbitos nuestros dos países trabajan por el futuro de los iraquíes.

Ya sea en Oriente Medio o en el resto del mundo, nuestros dos países apoyan el desarrollo de los lazos de amistad y cooperación, y la defensa de la democracia, de la libertad y de la justicia como fundamentos de la paz.

Señor Presidente,

España sigue con respeto y admiración el proceso de transformaciones políticas, económicas y sociales que ha vivido Bulgaria en estos últimos diez años.

Hace 25 años, mi país se dotaba de una Constitución que sustenta nuestro marco de convivencia, firmemente basado en los principios y valores que inspiran la democracia y el estado de derecho.

Con el recuerdo aun vivo de nuestra historia más reciente, comprendemos vuestras inquietudes y somos conscientes de los desafíos a los que Bulgaria tiene que hacer frente para poder realizar sus aspiraciones. Por ello, deseamos trasladaros nuestra más sincera amistad, y nuestro firme compromiso con Bulgaria en estos tiempos decisivos.

Señor Presidente,

Hoy, Bulgaria y España disponen de un amplio entramado de Acuerdos y Convenios internacionales.

Cooperamos activamente en todos los foros, al tiempo que seguimos profundizando en nuestro conocimiento mutuo.

La cooperación cultural aproxima a nuestros pueblos y genera una visión compartida. La Reina y yo observamos con admiración el interés que, España y nuestro idioma, suscitan en Bulgaria. Saludamos el muy significativo y sostenido crecimiento de la demanda de aprendizaje del idioma español en las preferencias de los estudiantes búlgaros. Agradecemos el apoyo que las autoridades búlgaras han prestado siempre a esta labor.

También consideramos de especial importancia la difusión de la historia, la cultura y la lengua búlgaras en nuestro país, labor en la que podéis contar con nuestro apoyo.

Son ya muchos los búlgaros que residen en España, contribuyendo con su trabajo al desarrollo de nuestro país. Esa inmigración y los intercambios turísticos favorecen el mejor conocimiento mutuo y alimentan la corriente de simpatía que liga a nuestros dos pueblos.

Señor Presidente,

El mundo actual se encuentra en un permanente proceso de globalización. En ese nuevo contexto, y en el más cercano de la Europa integrada, las relaciones económicas han cobrado una fundamental importancia.

Nuestras inversiones y relaciones comerciales continúan creciendo día a día y expresan el firme compromiso de las empresas españolas con el desarrollo de un país amigo. España aspira a estar aún más presente en el intenso desarrollo económico de Bulgaria.

Señor Presidente,

Agradecemos vuestras muestras de sincera amistad como Presidente de la República hacia España y vuestro compromiso de ahondar en los lazos que unen a nuestros dos países. Unos sentimientos que bien sabéis también profesamos hacia Bulgaria y que alimentan nuestra fe y esperanza en el desarrollo de la estrecha amistad hispano-búlgara dentro de una Europa cada vez más unida, próspera y solidaria.

Con este espíritu levanto mi copa por el bienestar y la prosperidad de la República de Bulgaria, por la profunda amistad entre nuestros dos Estados, y por vuestra ventura personal, Señor Presidente, y la de vuestra distinguida esposa.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+