Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey con motivo del CXXV Aniversario de la creación del Cuerpo de Abogados del Estado

Madrid(Ministerio de Justicia), 05.10.2006

N

o quería dejar de estar con todos vosotros, en este día en el que celebráis un acontecimiento de tan especial relevancia como es el Ciento Veinticinco Aniversario de la creación del Cuerpo de Abogados del Estado, coincidiendo con la clausura de estas Jornadas de Estudio.Hoy conmemoramos, en efecto, el nacimiento y la encomiable trayectoria de uno de los Cuerpos más prestigiosos de nuestra Administración, cuya lealtad, vocación de servicio, excelente preparación y eficaz labor diaria, le hace acreedor de la mayor gratitud del Estado y de nuestros ciudadanos.Han pasado ciento veinticinco años desde que el Rey Alfonso XII aprobara el Real Decreto que alumbró vuestro Cuerpo. Ciento veinticinco años en los que, con admirable esfuerzo y dedicación, habéis acompañado y apoyado el sostenimiento y desarrollo jurídico del Estado.Por todo ello, permitidme que, antes de proseguir, os exprese mi gran satisfacción al poderme unir a todos vosotros en este día de celebración y os dedique mi más efusiva felicitación, junto a mi afecto y admiración.Hace ya unas décadas, pude compartir con vosotros la alegría de la celebración de vuestro primer Centenario.Veinticinco años después no podía faltar a esta cita, no sólo por la importancia intrínseca de esta fecha y por el homenaje de respeto que bien merecéis como sólidos y probados funcionarios del Estado, sino también por la expresión del agradecimiento que quiero expresaros en nombre de la Corona y de España entera.Agradecimiento por vuestra valiosa labor al servicio del proceso de modernización sin precedentes que España ha vivido en los últimos treinta años, contribuyendo al desarrollo y defensa de nuestro Estado de Derecho en el muy preciado marco de estabilidad, progreso y libertad que asegura nuestra Constitución. De ella nos sentimos fieles y orgullosos servidores, por ser producto del más amplio consenso nunca alcanzado y mejor garantía de presente y futuro.Conozco y aprecio en muy alto grado, la gran tarea que habéis logrado desplegar a lo largo de ese período, gracias a vuestros informes, dictámenes y actuaciones procesales ante los Tribunales, tanto nacionales como internacionales, siempre en aras de la mejor defensa del interés general del Estado y del conjunto de los españoles.Los Cuerpos de Funcionarios, como el vuestro, son parte integrante del Estado y garantizan el buen funcionamiento de sus Órganos e Instituciones públicas, así como la más eficiente prestación de servicios a los ciudadanos.En el caso específico de los Abogados del Estado, con vuestra activa labor en los diversos Ministerios e implantación territorial, sois una pieza clave, para el mejor ejercicio y la debida defensa, de las competencias de la Administración General del Estado.La Abogacía General del Estado-Dirección del Servicio Jurídico del Estado, y sus miembros, habéis sido desde los orígenes, y seguís siendo hoy en día, un referente permanente y esencial de la Administración Pública.Al igual que en otros países de nuestro entorno jurídico, como Italia o Austria, nuestro modelo de asistencia jurídica al Estado se basa en un importante Cuerpo de funcionarios.Un Cuerpo que, desde su creación en 1881, se compone de juristas altamente cualificados, seleccionados por su competencia técnica y profesionalidad, plenamente integrados en la Administración. Los Abogados del Estado sois el soporte humano del Servicio Jurídico del Estado, centro directivo superior de la asistencia jurídica integral al conjunto de la Administración General del Estado y a otras Instituciones Públicas, tanto en su aspecto consultivo como contencioso.Conformáis un Servicio único, con unidad de criterio y de doctrina, que asume con eficacia esas tareas de asesoramiento jurídico de la Administración General del Estado y Órganos públicos, así como su representación y defensa ante los Jueces y Tribunales de todo orden.Todo ello, incluyendo la importante tarea que la Ley os atribuye para actuar, en nombre del Reino de España, en el ámbito internacional.Os corresponde, en suma, un conjunto de funciones de capital importancia en nuestro Estado de Derecho: por un lado, la mejor defensa de la Administración Pública en las controversias que se tengan que dirimir ante los Tribunales de Justicia; y, por otro lado, el más eficaz asesoramiento ajustado a la legalidad cuando así lo solicitan los Órganos e instituciones a los que representáis.La vuestra es, en definitiva, una clara contribución al servicio de los intereses generales que nuestra Constitución impone a la Administración Pública.Una profunda vocación de servicio público, característica del Cuerpo al que pertenecéis.Concluyo ya, para subrayar que, como Cuerpo y a lo largo de vuestra historia más que centenaria, habéis sabido servir al Estado, con ilusión, gran profesionalidad, generosa entrega y probado sentido de la responsabilidad.Esa es, sin duda, la mejor respuesta que habéis podido dar a la confianza y a las legítimas expectativas que la sociedad española tiene depositadas en vuestra labor.Una labor en la que siempre podréis contar con el reconocimiento, apoyo y estímulo de la Corona.Os reitero de corazón mi más calurosa felicitación en vuestro Ciento Veinticinco Aniversario. Os animo a seguir trabajando con la eficacia y el rigor que os caracterizan, guiados por el afán de mejora en vuestras funciones al servicio de la apasionante tarea de construir una España cada día mejor.Declaro clausuradas las Vigésimo Octavas Jornadas de Estudio de la Abogacía General del Estado.Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+