Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.A.R. el Príncipe de Asturias en los Premios de la Asociación de la Prensa de Madrid

Madrid, 06.06.2006

P

residir la entrega de los Premios de la Asociación de la Prensa de Madrid es para la Princesa y para mí una enorme satisfacción. Pero como podéis imaginar todos lo es de manera muy especial para la Princesa de Asturias, que en el año 2000 fue galardonada con el segundo Premio Larra. Por eso nos da mucha alegría estar con todos vosotros celebrando el buen periodismo.Ante todo, deseamos felicitar muy calurosamente a los cinco premiados de hoy. Sus nombres y su trayectoria vienen a enriquecer una ya larga nómina de figuras ilustres del periodismo español. En su conjunto, constituyen una galería de excelencia profesional que se acrecienta con el paso de los años.Estos galardones se distinguen por ser premios del periodismo, para profesionales del periodismo. Es decir que los premiados tiene el mérito de que su trabajo ha sido reconocido por sus propios compañeros. Y cada nombre, ya sea en el ámbito de la biografía larga o en el de la joven experiencia, es un ejemplo de profesionalidad, que marca el camino a seguir en una de las actividades más necesarias para una sociedad libre y democrática.Con este Acto queremos, al fin y al cabo, subrayar el reconocimiento que tanto merece la labor de quienes hoy han sido premiados. En cualquiera de sus diferentes facetas, hay algo que les une y los distingue: su buen hacer profesional y su probada vocación por la información solvente y veraz. Esa suma de vocación y calidad es, sin duda, la clave de un periodismo sólido, útil y apreciado por la sociedad a la que sirve.También rendimos hoy homenaje al Periodismo en el marco de la Asociación de la Prensa de Madrid. Una entidad que defiende los intereses profesionales y se empeña cada día por la dignificación del trabajo periodístico.Todos compartimos la opinión de la gran importancia que reviste la tarea informativa: da consistencia al cuerpo social y contribuye a estructurar la sociedad. Une y vincula a pueblos y ciudadanos. Recoge sus sentimientos y los traslada a los poderes públicos. Da voz a quienes no la tienen. Crea opinión, sobre la que se asientan decisiones libres. Ejerce una importante labor de control sobre los poderes. Y también disecciona y ayuda a entender la complejidad que nos rodea y la evolución acelerada de los acontecimientos que nos condicionan.En suma, merecen la gratitud de una sociedad - ávida por conocer y comprender cuanto sucede - quienes la acercan a realidades próximas o lejanas, haciéndolas inteligibles . Periodistas que tienen en cuenta que en su trabajo siempre hay otro, como suele recordar Ryszard Kapucinsky, ese periodista tan apreciado en España, que honra al Premio Príncipe de Asturias y que hace poco recibió el merecido Premio de la Fundación Miguel Gil, - otro gran periodista, español en este caso -, que lamentablemente perdió la vida en Sierra Leona.El mundo de hoy no es concebible sin esa televisión que nos aproxima al escenario de cada noticia; sin el nuevo periodismo electrónico; sin la abnegada labor del corresponsal; sin el arriesgado trabajo del periodista que pone en peligro su vida y a veces, desgraciadamente, la pierde en guerras y conflictos, en el ejercicio de su labor. Y tampoco es concebible sin el trabajo de ese redactor desconocido o ese modesto narrador de historias locales, que trabajan en un rincón de la redacción sin especial brillo ni fama, pero que son quienes hacen cada día ese milagro de que, por ejemplo, podamos leer un periódico.Noble y duro es el oficio del buen periodista. Hoy, desde el templo de la libertad que debe ser la profesión periodística, queremos expresar el respeto y reconocimiento que merece vuestra labor. Del ejercicio responsable y pleno de vuestros derechos, depende la salud de la libertad de expresión y de información, claves para vuestra profesión.La democracia es más ancha y profunda si dispone de medios informativos independientes, sólidos en sus equipos profesionales, y que reflejen la pluralidad y diversidad de criterios de la sociedad, sin importar la dimensión del medio, la población donde se edita o difunde, ni el número de lectores, oyentes o espectadores a los que llega.El desarrollo de sociedades modernas y democráticas requiere unos medios de comunicación libres y responsables, unos profesionales de la información respetuosos con la verdad, los derechos y la dignidad de las personas y que, sin renunciar a la crítica justificada, propicien el progreso desde la convivencia y el entendimiento entre opiniones y posiciones diversas.Bien sabéis que mi Familia ha sido siempre muy sensible a las actividades y demandas de la Asociación de la Prensa de Madrid, desde su fundación a finales del siglo XIX. Os animamos a continuar cumpliendo con vuestros objetivos fundacionales. Contáis con nuestra admiración, comprensión y apoyo; y tenéis nuestro compromiso personal de cultivar y ahondar en esa relación tan preciada con vuestra Asociación.Reiteramos nuestra sincera y afectuosa felicitación a todos los premiados, y deseamos los mejores éxitos a cuantos representáis y ejercéis esta importante y apasionante profesión que es el periodismo.A todos, muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+