Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del Premio OCU al Consumo 2005

Ávila, 17.11.2005

E

s para mí motivo de gran alegría venir a Ávila y poder presidir el acto de entrega del Premio de la Organización de Consumidores y Usuarios 2005 en esta noble y hospitalaria ciudad de Ávila. Una ciudad cuya dilatada historia, esculpida en piedra y espiritualidad, sigue siendo escrita hoy por el esfuerzo y espíritu emprendedor de sus habitantes.

Ello me permite también felicitar con toda cordialidad y entusiasmo a una gran institución como el Parlamento Europeo, en la persona de su ilustre Presidente, el español, ex-Ministro del Gobierno de la Nación, Don José Borrell, por el merecido galardón concedido a su constante y acertada labor en la garantía y defensa del ejercicio de sus derechos por los ciudadanos de la Unión Europea.

Como bien sabéis en la OCU, sigo de cerca vuestros trabajos y no es ésta la primera vez que me reúno con vosotros. Celebro que el acto de hoy nos brinde la oportunidad de este nuevo encuentro que, además, me permite felicitaros con todo afecto y reconocimiento por vuestro trigésimo aniversario. Al hacerlo quiero reiterar mi enorme aprecio por vuestra labor de tantos años en la que habéis trabajado decididamente y de manera tan fecunda en favor de los derechos e intereses de los consumidores españoles. A nadie se le escapa y lo he mencionado, la importancia que ello ha tenido en nuestra historia reciente al reforzar y afianzar nuestro proceso democrático. En este sentido, es una feliz coincidencia que celebremos este XXX aniversario en fechas muy cercanas a otro que recuerda también los 30 años de reinado de Sus Majestades los Reyes. Me alegra poder evocar esta coincidencia en la ciudad de Ávila, que como ha recordado su Alcalde, luce en su lema el nombre de "Ávila del Rey".

Señoras y señores.

La tarea de defender a los consumidores, y al fin y al cabo de defender a "los ciudadanos", es imprescindible en el mundo de hoy. La configuración de nuestra sociedad, así como la complejidad de sus usos y costumbres, así lo requieren.

Las sociedades democráticas y desarrolladas se caracterizan, entre otros aspectos, por la capacidad de compra de la mayoría de sus ciudadanos, cuya vida cotidiana se ve transida de repetidos actos y relaciones de consumo de múltiples bienes y servicios.

En este contexto, una sociedad sana y dinámica tiende a organizarse, creando los cauces intermedios que permitan a los ciudadanos aislados que la configuran, encauzar la multiplicidad de mensajes -muchas veces contradictorios- que les llegan por diferentes vías; los ciudadanos podrán así racionalizar adecuadamente aquellas intensas relaciones de consumo.

Este papel de intermediación es el desempeñado por asociaciones como las que hoy se encuentran en esta Sala, que responden a modelos de estructura muy diferentes y son reflejo de la complejidad de nuestra sociedad civil. Pero todas ellas tienen como denominador común su capacidad de organización para formar e informar, así como defender y representar los derechos e intereses de sus asociados, en cuanto ciudadanos

consumidores de bienes y servicios. Un movimiento de consumidores fuerte y reconocido, riguroso e independiente -que no impide, antes al contrario, facilita su colaboración leal con las Administraciones- favorece un ejercicio efectivo de la defensa de sus derechos e intereses por parte de los poderes públicos, que nuestra Constitución garantiza.

Dado el valor primordial de la información para el consumo racional -que en nuestros días no puede dejar de ser también un consumo sostenible, respetuoso con el medio ambiente-, no podemos olvidar la importancia que tienen a todos los efectos las modernas técnicas de comunicación, las iniciativas y programas dirigidos a orientar a los consumidores, y que tienen un peso cada vez mayor en los altos niveles de decisión, tanto política como empresarial. Vuestra probada capacidad y experiencia os permitirán encontrar los cauces más adecuados -incluidos los que ofrecen las nuevas tecnologías- a la hora de transmitir con responsabilidad, objetividad y prudencia los datos y argumentos en que se basa el peso y la influencia social de vuestra Organización.

Quiero animaros a continuar trabajando juntos, procurando fomentar sinergias que faciliten el cumplimiento de vuestros objetivos por el cauce del interés común; y os deseo mucho éxito a la hora de afrontar los nuevos retos y el constante esfuerzo de adaptación que sin duda requerirán de vosotros.

Señoras y señores, la entrega del Premio que acabamos de realizar subraya también la otra dimensión de este acto.

La defensa de los derechos e intereses de los consumidores adquiere un gran relieve, por su importante dimensión, en el plano de la integración europea. El propio impulso de la potencia económica que encierra la Unión Europea, con 450 millones de habitantes, ha propiciado un importante movimiento asociativo.

Al igual que en el espacio nacional, cabe destacar también aquí la trascendencia del papel de estas asociaciones en el ámbito europeo, especialmente cuando trabajan desde una plataforma común. Este es el caso de la Organización Europea de Consumidores, que hoy también celebra su Asamblea en esta ciudad. A sus representantes, presentes en esta Sala, deseo hacer llegar mi más caluroso saludo y bienvenida.

Al terminar mis palabras, quiero reiterar mi felicitación más sincera a todos los órganos de gobierno, miembros y asociados de la Organización de Consumidores y Usuarios, con motivo de su Aniversario, así como expresar mi reconocimiento más profundo al Parlamento Europeo por los méritos que hoy, tan justamente, han sido premiados y que desarrolla en su tarea ejemplar y siempre vigilante en un ámbito tan trascendental como es la protección de los consumidores europeos. Una tarea que, sin duda, contribuye a una mayor aproximación de los ciudadanos a la Unión Europea y a lo que significa la construcción europea.

A todos, muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+