Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del IX Premio Codespa a la empresa solidaria

Madrid, 11.11.2005

P

ara mí es siempre motivo de alegría reunirme con todos vosotros amigos de CODESPA en esta querida Casa de América para celebrar y premiar la solidaridad social de las empresas. Pero, en esta novena edición de los Premios a la Empresa Solidaria, mi tarea como Presidente de Honor es doblemente grata, ya que me permite felicitar a la Fundación Codespa por el Vigésimo Aniversario de su creación.

Mañana, 12 de noviembre, se cumplirán 20 años desde que un grupo de personas, empresarios y profesionales, liderados por su primer director, Don Laureano López-Rodó, tuvieron la feliz iniciativa de constituir la Fundación Codespa. Quiero recordar aquí que desde sus orígenes, Fundación Codespa contó con el aliento y el respaldo de mi padre, el Rey, así como de mi abuelo, el Conde de Barcelona, quien asumió la Presidencia de Honor de la Fundación en sus inicios y que, tras su fallecimiento, yo acepté continuar, hace ahora doce años, con la misma ilusión y orgullo.

El grupo promotor tenía dos ideas muy claras: la primera, es la atención preferente de la Fundación hacia los países con los que España ha mantenido estrechos vínculos históricos y culturales; eso explica la concentración de su labor en Iberoamérica, y su decisión de trabajar también en Marruecos y Filipinas. La segunda, es el énfasis en los proyectos o programas productivos, capaces de generar fuentes de ingresos y empleo para las personas y comunidades de los países en vías de desarrollo, a fin de paliar las consecuencias de la pobreza y falta de oportunidades. Por eso, desde sus inicios, Fundación Codespa consideró la empresa como un socio natural en su labor de ayuda a las poblaciones más necesitadas; de ahí que gran parte de su Patronato esté constituido por empresarios.

Fundación Codespa constituye hoy en día un referente indiscutible entre las organizaciones europeas de ayuda al desarrollo. Es una de las primeras organizaciones europeas en volumen de fondos comunitarios, una de las organizaciones elegidas por el Gobierno español, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional, para desarrollar estrategias globales de lucha contra la pobreza. Es la única organización española que desarrolla proyectos conjuntos con los principales bancos de desarrollo de la región iberoamericana: Banco Interamericano de Desarrollo, Corporación Andina de Fomento y Banco Centroamericano de Integración Económica. Cuenta con el apoyo de las principales empresas españolas, que la han elegido como socio para ejecutar sus programas de acción social en el exterior. Además, CODESPA ha sido distinguida por el Gobierno colombiano con la Medalla al Mérito Social por su contribución para impulsar en aquel país programas de generación de empleo entre las capas más desfavorecidas; y también está presente hoy en veinte países de Iberoamérica, África, Oriente Medio y Asía, con programas similares a los que desarrolla en Colombia.

En la reunión de trabajo previa que he mantenido con su Comité Ejecutivo y con sus delegados internacionales he podido comprobar los frutos de un trabajo que gana cada día mayor aprecio y reconocimiento.

En estos veinte años, Codespa ha ejecutado cientos de proyectos en varias decenas de países. Y, sobre todo, como gusta recordar la Fundación, detrás de cada uno de esos proyectos, por encima de las frías cifras de un balance, hay miles de personas con nombre y apellido, a las que se han proporcionado los medios para salir adelante y afrontar con más esperanza su futuro. Miles de historias ejemplares que no podríamos contar hoy, si no fuera por la voluntad, entusiasmo y tesón de todos los que a lo largo de estos 20 años habéis contribuido a hacer realidad este proyecto; directivos, patronos, voluntarios y cooperantes. A todos, mi felicitación por la importante tarea realizada.

Para rendir homenaje a todos los miembros de la Fundación Codespa por estos 20 años de actividad, es difícil encontrar un escenario más adecuado que el de esta Casa de América -que cada año nos acoge con cariño- y el marco de este Premio -pionero en España de la promoción del compromiso social de las empresas-.

Señoras y Señores,

La simple mención de los méritos de las empresas que hoy distinguimos, nos enseña a todos que es posible conciliar el objetivo de una empresa con su compromiso social.

Si alguna lección se puede extraer del ejemplo de las personas y empresas premiadas, es que los problemas de uno son en realidad problemas de todos; no cabe pensar que la acción social es exclusiva del Estado o de las ONGs. Este Premio nos recuerda que las causas que marginan del bienestar a una gran parte de la población mundial deben abordarse con espíritu emprendedor.

Un buen exponente de ello son los dos galardonados, cuyos méritos reconocemos hoy. El Programa de Voluntariado del Grupo Accenture nos muestra, de manera inequívoca, los extraordinarios resultados que pueden conseguirse cuando la empresa decide poner el talento de sus empleados para servir a los demás.

Por su parte, el Grupo Telefónica nos confirma la importancia de comprometerse con las necesidades sociales de los países donde la empresa está presente, y esto no sólo a través de la importante labor social de la Fundación, sino también innovando para acercar sus servicios a los grupos más desfavorecidos.

A ambos, deseo expresarles mi más cordial enhorabuena. Mi reconocimiento y admiración se dirigen también a los finalistas -Citigroup, Larcovi y TNT Express España- que son, asimismo, merecedores del aplauso de todos.

Pero la benéfica actividad social de Codespa no podría ser una realidad, ni tener continuidad, sin la ayuda de las diversas Administraciones Públicas, empresas y particulares que, con su generosidad y sus aportaciones, han facilitado la ejecución de las iniciativas de esta Fundación. A todos ellos, expreso nuestro profundo agradecimiento.

Señoras y Señores.

Finalmente, quiero reiterar mi cordial felicitación a Fundación Codespa y a los galardonados que hoy hemos distinguido por su contribución a la tarea de impulsar la proyección social de la empresa, y los valores que ello implica: solidaridad, entrega a los demás, desarrollo sostenible, afán de mejora y progreso social. Os animo a seguir adelante con el mismo empeño, y la certeza de que con vuestro trabajo estáis colaborando a hacer de este mundo un lugar más habitable y acogedor.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+