Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración de la nueva sede del Instituto Cervantes en Praga

Praga, 12.09.2005

D

eseo ante todo expresar, en nombre de la Princesa y en el mío propio, nuestra profunda gratitud al Excelentísimo Señor Presidente del Senado y al Excelentísimo Señor Primer Ministro de la República Checa, por compartir con nosotros la presidencia de este acto de apertura del Instituto Cervantes en Praga y dedicarnos sus amables palabras. Creo oportuno en este momento agradecer también públicamente la hospitalidad y las atenciones que tan generosamente nos han dedicado el Excelentísimo Señor Presidente de la República y la señora de Klaus. Y permítame que me extienda en este capítulo de agradecimientos, porque no quisiera dejar de resaltar la presencia del señor ex-presidente de la República, Vaclav Havel y de su esposa, que junto a los ministros del Gobierno aquí presentes y la compañía de todos ustedes nos honran tanto. Todo ello representa la mejor prueba de la creciente amistad entre la República Checa y España y del deseo de conocernos cada día mejor a través de nuestras respectivas culturas.

Europa es un Continente que se muestra con razón orgulloso de su inmensa riqueza y variedad cultural. La hermosa ciudad de Praga ha sido históricamente, y continúa siendo hoy, uno de los principales epicentros de tan inmenso patrimonio europeo. Durante siglos, Praga ha sabido conformar una identidad cultural y artística de la que todos somos deudores, porque ha aunado la libertad de espíritu con la fuerza creadora de sus poetas, músicos, artistas y pensadores.

El Instituto Cervantes viene a incorporarse a este punto de referencia esencial de la cultura europea. Estamos convencidos de que ésta es una de las mejores formas de reforzar la convivencia y la cooperación entre nuestros dos países en el gran proyecto de construcción europea.

El Director ha mencionado los numerosos puntos de encuentro en nuestro pasado común y algunos de los pasajes históricos en los que el diálogo cultural entre nuestras dos Naciones ha sido más fructífero e intenso. El Centro que ahora inauguramos viene a actualizar y a estimular esos lazos que se remontan a la Baja Edad Media y, al tiempo, hará posible que en esta tarea también participen todos los países hispanohablantes; como ejemplo de ello, algunos ya van a participar en las actividades programadas para los próximos días y semanas.

Este Centro será sobre todo el lugar adecuado para facilitar el conocimiento de una lengua que hablan 400 millones de personas en más de 20 países, y que es el segundo idioma de comunicación internacional, así como para la enseñanza de las demás lenguas españolas. La presencia del español en casi todas las partes del mundo lo ha convertido en una de las lenguas más importantes para la creación cultural, y una de las más prácticas y útiles para la vida profesional, las relaciones comerciales, el ocio y los viajes. Por eso son tantas las familias que en los más diversos países la consideran indispensable en la educación de sus hijos.

La vocación del Instituto Cervantes es la de ser a un tiempo una institución española e hispanoamericana, pues enseña la lengua común a todos nosotros, y no distingue entre los creadores de una y otra orilla del Atlántico que se expresan, crean y viven en español. Así, el Instituto Cervantes está siempre abierto a las creaciones y creadores, en español; es más se enorgullece de ellos. Buen ejemplo de ello es la Biblioteca de este Centro en la ciudad de Praga, que lleva el nombre de uno de los escritores más insignes y representativos de la literatura de nuestros días, el mexicano Carlos Fuentes. Este hecho es el mejor testimonio de la firme voluntad del Instituto Cervantes por trabajar activamente para que los lectores, espectadores y amantes del arte en la República Checa conozcan de cerca a los más ilustres creadores en lengua española. En la Biblioteca Carlos Fuentes el público checo podrá entrar en contacto con el legado histórico y cultural que durante siglos las Naciones hispano-hablantes hemos ido atesorando a ambos lados del Atlántico, y que constituye una referencia indispensable para comprender el mundo actual.

Es una realidad contrastada que la lengua española crece también en el sistema de enseñanza de la República Checa, desde las escuelas primarias hasta la Universidad, en donde su estudio se ha duplicado prácticamente en los últimos tres años. Además, las secciones bilingües de español están presentes en muchos centros educativos de sus ciudades más importantes.

En mayo de 2001, durante una visita al Aula Cervantes de la Universidad Karlova, ya tuve ocasión de comprobar esta destacada presencia del español. Han pasado cuatro años, y aquella Aula se ha convertido ahora en este Centro del Instituto Cervantes, cuyas modernas instalaciones inauguramos hoy. Ello no podría comprenderse al margen de los esfuerzos desarrollados por las instituciones académicas y los hispanistas checos durante tantos años, ni sin el valioso apoyo del Ministerio de Educación y del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuyo titular nos honra con su presencia. Deseo también agradecer la especial  colaboración prestada por el Cardenal Arzobispo de Praga, Monseñor Vlk. A todos ellos nuestro profundo y sincero reconocimiento.  Este Centro constituye la mejor respuesta de España a ese interés que los ciudadanos y las autoridades checas muestran por nuestra lengua y nuestra cultura.

No puedo dejar de recordar que el Instituto Cervantes se instala en Praga precisamente el año en que se conmemora el Cuarto Centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, la obra que representa la inagotable capacidad creadora y el valor universal de la cultura que se expresa en lengua española. En su obra andldquo;Cervantes o la crítica de la lectura andldquo;, publicada en 1994, Carlos Fuentes nos dice que andldquo;Cervantes deja abierto un libro donde el lector se sabe leído y el escritor se sabe escritoandrdquo;. Nada más grato para la Princesa y para mí que abrir hoy a todos Ustedes las puertas de esta nueva Institución cultural bajo la advocación de Don Miguel de Cervantes en la ciudad de Praga. Desde aquí enviamos a Carlos Fuentes nuestro saludo lleno de afecto y admiración deseosos de verle pronto recuperado de sus dolencias.

Señor Presidente del Senado, Señor Primer Ministro, gracias de nuevo por su presencia entre nosotros. A todos ustedes gracias por acompañarnos y apoyar este impulso de acercamiento entre España y la República Checa, para el que estamos seguros será una contribución muy importante la labor de los que trabajan en este centro o colaboran con él.  Vaya ya desde ahora nuestro reconocimiento a todos ellos junto con nuestro anhelo de que el Instituto Cervantes de Praga llegue a ser una pieza fundamental en el creciente y cada vez más fecundo diálogo hispano-checo.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+