Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido al Presidente de Israel

Palacio Real de Madrid, 27.06.2005

S

eñor Presidente,

La Reina y yo queremos expresarle nuestra gran satisfacción al poder recibiros hoy, junto a Vuestra distinguida esposa y toda la delegación que os acompaña en Vuestra Visita Oficial a España.

Nuestro encuentro de hoy subraya la amistad que nos une, y es una ocasión propicia para reflexionar sobre las relaciones entre nuestros dos países y la compleja situación que vive la Comunidad Internacional.

En lo que se refiere a Israel y a España, va a cumplirse dentro de muy pocos meses el Vigésimo Aniversario de un acontecimiento de gran trascendencia: el establecimiento en 1986 de relaciones diplomáticas entre nuestros dos Estados.

Por otra parte, Señor Presidente, Vuestra Visita tiene lugar en el año en que la memoria de todos recupera, en forma dolorosa, los terribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y la cruel e inhumana persecución padecida por el pueblo judío. El triste y condenable fenómeno del antisemitismo conoció en aquellas fechas su más cruda expresión.

Al cumplirse este año el Sesenta Aniversario de la liberación de aquellos campos de exterminio, dedicamos el más emocionado recuerdo a todas sus víctimas, entre las que también se encontraban tantos hijos de España.

Hace poco, en la reunión organizada por la OSCE en Córdoba, tuvimos ocasión de condenar todos los fenómenos de intolerancia y fanatismo. Se insistió en la absoluta necesidad de asegurar para el futuro un mundo en el que prevalezca la convivencia en la diversidad y en la tolerancia.

Hemos entrado en un nuevo milenio, y debemos esperar que la Humanidad haya aprendido de sus errores, reforzando el compromiso permanente de las generaciones presentes y venideras con la libertad y dignidad humanas, y asegurando un mundo en paz, libre de odio, violencia y terrorismo.

Señor Presidente,

En España existe un sentimiento de sincera amistad hacia Israel, una genuina admiración por su historia y sus logros científicos, culturales y tecnológicos. Hay, al mismo tiempo, una comprensión realista de los imperativos de seguridad de Vuestro país. Por todo ello, seguimos con interés, y ánimo de colaboración, este tiempo de esperanza y oportunidad que atraviesa Oriente Próximo.

Vivimos, ciertamente, momentos de mayor esperanza, pero nos engañaríamos si no contempláramos también el riesgo de que todo el Proceso se detenga una vez más.

En este sentido, no quisiera dejar pasar esta ocasión sin felicitar a Vuestro Gobierno por su Plan de desenganche de Gaza, reflejo del compromiso de Israel con la anhelada paz. Esperamos que a través de ese camino se pueda avanzar hacia la realización del horizonte, por todos compartido, de dos Estados conviviendo en paz y seguridad.

Señor Presidente,

Con profunda convicción puedo decir que España y la Unión Europea pueden y quieren ayudar a alcanzar una paz verdadera para todos los pueblos de la región. Israel está íntimamente vinculado a Europa. Una Europa que quiere ser firme apoyo para un Israel reconciliado con su entorno, que asuma el papel destacado que le corresponde en el seno de la Comunidad internacional.

Celebramos este año el Décimo Aniversario de la Conferencia Euro-mediterránea de Barcelona, una iniciativa fundamental para la prosperidad y estabilidad compartidas en el Mediterráneo, en la que todos sus Estados ribereños y la Unión Europea apuestan, de forma decidida, por dar al concepto de vecindad un contenido acorde con las necesidades del futuro.

Vuestra Visita puede considerarse el primer evento de las conmemoraciones del Vigésimo Aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros dos países.

Los avances logrados a lo largo de estos veinte años en todos los campos de nuestras relaciones, bien merecen una celebración a la altura de nuestra consolidada y fructífera amistad.

No sólo habrá ocasión de hacer balance de lo realizado y de mirar al futuro, sino de arrojar nueva luz sobre la valiosa herencia sefardí, parte de la cual vais a tener la oportunidad de contemplar en Toledo y Córdoba.

En este marco, España ya ha anunciado su firme propósito de abrir una Casa Sefarad para el estudio y la difusión del rico legado sefardí, sin el cual nuestra Historia no podría comprenderse plenamente.

Señor Presidente,

Permítame concluir brindando por la estrecha amistad entre Israel y España, por Vuestra ventura personal y la de Vuestra esposa, por la paz y prosperidad del pueblo de Israel.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+