Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al pueblo español el Día de las Fuerzas Armadas

Barcelona, 29.05.1981

S

eñor Presidente, al responder a vuestras amables palabras y daros las gracias por la calurosa acogida que nos habéis dispensado, quiero expresaros también nuestra satisfacción por encontrarnos en Cataluña y concretamente en este Palacio de la Generalidad que representa vuestra tradición y vuestra esperanza de futuro. Una tradición que todos admiramos y respetamos y una esperanza de futuro que deseamos afirmar y robustecer con decisión y prudencia al mismo tiempo.

Sabemos muy bien que hoy nos enfrentamos en España con momentos delicados, con complicados problemas y con dificultades de todo orden.Muchas veces será necesario detenerse para mirar con calma el camino recorrido, conocer con exactitud nuestra situación presente, contemplar lo que nos queda por recorrer y fijar con exactitud a dónde queremos y podemos llegar.

Pero estamos seguros de que superaremos todas las circunstancias adversas si, como dijisteis, señor Presidente, refiriéndoos a las Fuerzas Armadas, aprendemos a distinguir lo fundamental de lo accesorio y nos entregamos con entusiasmo a la defensa de los valores permanentes representados en esa bandera de españa que habéis recibido de los Ejércitos, en un simbólico intercambio con la que también les ofrecisteis.

Sepamos relegar a un segundo término las cuestiones secundarias que puedan dividirnos; procedamos siempre con tacto y con meditación y unámonos firme y decididamente para alcanzar con nuestro trabajo, con nuestro esfuerzo, con nuestra buena voluntad y con esa prudencia a que al principio aludía, la superación de los grandes temas que nos preocupan.

De esta forma, dentro de la unidad indisoluble de nuestra patria y con el reconocimiento de las singularidades y de la propia identidad de las regiones que la integran, hemos de conseguir en la libertad y en el orden, con la educación y la cultura, con espíritu de sacrificio y con fe en el triunfo, la paz y el progreso que nuestro pueblo anhela.

Tenemos la ilusión de volver pronto y con más detenimiento a Cataluña, y confío en que no tardaremos mucho en cumplir estos deseos, para profundizar los contactos con las distintas provincias catalanas y con este noble pueblo, laborioso y prudente, que tan importante papel ha de desempeñar en la conquista de un porvenir estable para nuestra patria.

Con esta idea y con estos propósitos, expreso mis mejores deseos para Cataluña y para las autoridades que tenéis a vuestro cargo la responsabilidad de desempeñar en estas tierras vuestras funciones. A todos os reitero, Señor Presidente, nuestro profundo reconocimiento por la manifestación de un cariño y un afecto a los que de todo corazón correspondemos.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+