Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la comunidad científica al entregar los Premios de Investigación

Madrid, 28.10.1993

L

a concesión de estos Premios Nacionales de Investigación, es un claro exponente del reconocimiento de la sociedad española hacia todos los que dedican su vida a profundizar en el saber.

Conocimiento y saber, antaño cultivados solamente por algunos eruditos, que se han convertido en nuestros días en un valor universal, modificando profundamente los modos de organización social.

Los múltiples y variados problemas sociales no pueden resolverse hoy al margen de la ciencia y, simultáneamente, los problemas científicos son insolubles al margen de la sociedad.

Como hombres de ciencia sabéis que el proceder científico, prototipo de la racionalidad y de la apertura del espíritu, lleva implícito la propagación del conocimiento. Y si la ciencia nunca tuvo fronteras, las tiene mucho menos en nuestro tiempo, en el que vemos cómo van desapareciendo las barreras materiales e ideológicas que antes dificultaban su expansión.

Las profundas desigualdades que emergen del desarrollo inarmónico entre las políticas científicas de los países con diferentes niveles de desarrollo han configurado un mundo que dista mucho de la justicia y de la paz. Hoy más que nunca se hace inaplazable la cooperación científica entre los pueblos si queremos que desaparezcan los abismos que nos separan.Decía Bertrand Russell que, a medida que la ignorancia desaparece, el hombre se capacita, cada vez más, para moldear su medio social, su medio ambiente y su propio existir, según las formas que juzga mejores. Y el verdadero progreso consiste en utilizar sabiamente el conocimiento para dar solución a los problemas que hoy afligen a la humanidad.

La erradicación del hambre, del analfabetismo y de las epidemias, la utilización inteligente de los recursos naturales, la prevención de la degradación ambiental, la conservación de los patrimonios artísticos, lingüísticos y culturales y, en fin, tantos otros problemas de nuestro tiempo, sólo pueden afrontarse a la luz de la ciencia.

Los científicos tenéis ante vosotros un reto de dimensiones extraordinarias, de cuya superación dependerá el futuro de las próximas generaciones.

Al felicitar a todos los premiados por su relevante trayectoria y los destacados trabajos que les han hecho merecedores de este galardón, la Reina y yo os animamos a que sigáis trabajando con el entusiasmo que siempre caracterizó a los hombres del saber y os animamos a proseguir en esta noble tarea a la que habéis dedicado vuestras vidas.

Os deseo todo tipo de venturas, con la certeza de que vuestro éxito será el éxito de todos los españoles.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+