Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la comunidad iberoamericana con motivo de la V Cumbre Iberoamericana

Argentina(San Carlos de Bariloche), 16.10.1995

S

eñor Presidente de la República Argentina, señores Jefes de Estado y de Gobierno, me resulta muy grato encontrarme de nuevo en Argentina, una tierra en la que los españoles siempre nos hemos sentido como en nuestra propia casa.

Os traigo un cariñoso saludo del pueblo español, especialmente destinado a los habitantes de esta bella y acogedora ciudad austral.

Agradezco al Presidente Carlos Ménem su cálida hospitalidad y la oportunidad que hoy nos brinda de volvernos a reunir en un marco tan incomparable y dentro de un ambiente distendido y familiar.

Nos encontramos en una etapa crucial de la Conferencia Iberoamericana. Desde su primera convocatoria en Guadalajara hasta hoy -nuestra V Cumbre- hemos tenido ocasión de comprobar que nuestra Comunidad es un espacio de creciente cooperación y un ámbito cada vez más cimentado en los principios democráticos y en la práctica del diálogo sincero y la solidaridad.

Las Cumbres anteriores han sido ricas en reflexiones sobre asuntos fundamentales para el presente y porvenir de nuestros pueblos. En esta V Conferencia, a la vista de los logros conseguidos en los proyectos de cooperación, centraremos nuestra atención en la educación como factor clave para el desarrollo económico y social.

La promoción de la educación resulta esencial para conseguir sociedades más justas y solidarias y con un mayor grado de bienestar. Por la misma comunidad de lenguas y cultura que representa, el espacio iberoamericano brinda un marco privilegiado para la cooperación en materia de educación.

Confío en que, en estos dos días, profundicemos en el estudio de los factores que deben hacer posible que las políticas educativas se potencien como instrumentos de desarrollo al servicio de nuestros ciudadanos y sean capaces de responder con mayor eficacia a los anhelos y retos de nuestras sociedades.

Estoy convencido de que será un trabajo fructífero, presidido por el mismo espíritu de consenso de las cuatro Cumbres anteriores.

Cedo ahora la palabra al Presidente del Gobierno de España.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+