Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a los académicos de número de las Reales Academias

Madrid, 22.04.1993

S

eñoras y señores Académicos, el artículo 62 de nuestra Constitución atribuye a la Corona el alto patronazgo de las Reales Academias. Es, por ello, para la Reina y para mí una gran satisfacción el haberos reunido aquí para escuchar vuestras palabras y para participar de vuestras inquietudes.

Las Reales Academias constituyen el más importante foro de pensamiento en las más diversas áreas y representan la esencia de nuestra cultura y de nuestra ciencia. Gracias a vuestros esfuerzos y a los esfuerzos de los que os precedieron, hemos podido seguir el ritmo de la historia científica y cultural a través de los siglos.La misión de las academias ha sido, a lo largo del caminar de la historia, la innovación, la creación artística, el fomento de la ciencia, y, en suma, el origen y el apoyo de las más brillantes iniciativas.

En palabras de Ortega, no podemos vivir humanamente sin el fermento de las ideas. La cultura no es más que el conjunto de las diversas creaciones de una generación en cada momento histórico. A vosotros, a las Reales Academias os corresponde la misión de orientar su impulso y fijarlas.

No podemos olvidar que representáis en la España de hoy a los grandes científicos, a los juristas, a los literatos y a los más importantes artistas de los siglos que nos precedieron. Debemos continuar su labor. La cultura es algo vivo, un caminar que nunca puede detenerse, y las academias deben seguir alertas, acompasando sus trabajos y sus afanes a las exigencias y premuras de la sociedad que nos ha tocado vivir.

En mis sucesivos contactos con las Reales Academias he seguido sus trabajos, he tenido conocimiento de sus problemas y de sus proyectos.Ha sido siempre mi deseo el seguir de cerca la tradición de apoyo y de estímulo a las instituciones culturales que ha sido uno de los orgullos de la Corona de España.Las academias deben vivir el mundo de hoy asumiendo el trabajo que realizaron, pero también aceptando el desafío de la creación y de la investigación en todas sus ramas, hermanando tradición y modernidad, respeto a la historia y adaptación a las nuevas corrientes de la tecnología. Me satisface constatar que unos y otros, en vuestras respectivas academias, estáis plenamente comprometidos con ese espíritu.

Quiero que veáis en el acto de hoy un impulso para que las academias se sientan seguras del Real patronazgo.

Deseo mantener así un contacto más permanente con todas vuestras instituciones que se formalizará, año tras año, en los inicios de los cursos académicos.

Es el día de hoy, por lo tanto, el comienzo de una relación aún más estrecha con las Reales Academias. Y a este acto, seguirán otros en el que de forma más pormenorizada la Corona podrá tener conocimiento de planes de investigación, de proyectos específicos e incluso de problemas concretos.

Es mi deseo ayudaros en vuestras peticiones, estimularos en vuestros trabajos y seguir con esperanza y con el máximo interés vuestras actividades.Por último quiero animaros, de nuevo, a que continuéis con renovada ilusión vuestras labores en el convencimiento de que siempre tendréis el más decidido apoyo de vuestro Rey.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+