Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al finalizar su visita oficial a Canarias

Las Palmas de Gran Canaria, 05.12.1997

A

l despedirme de vosotros se mezclán en mí la satisfacción por haber convivido, breve pero intensamente, con todos los canarios, y el sentimiento de dejar esta tierra que tan bien sabe adueñarse del corazón de cuantos la visitan.

He compartido con vosotros los dones de la hospitalidad, en los que sois tan espléndidos, y sobre todo vuestro generoso espíritu, que en esta circunstancia histórica se crece para estar a la altura de su misión y sus reponsabilidades.

Desde los bosques del Terciario a los más avanzados proyectos de investigación, Canarias abarca un universo atractivo por su calor y cualidades humanas. Sois los canarios quienes lo habéis construído en medio de grandes dificultades y todos los españoles, de corazón, os lo agradecemos.

Puerta y escala de tres continentes, cruce de muchos hombres, caminos e influencias que habéis sabido incorporar a vuestra vida enriqueciéndola, Canarias vive un presente que recoge lo mejor del tiempo que fue, y siente cerca los aldabonazos del futuro.

No lo temáis. Aquí estamos todos para recorrerlo juntos.

Porque como sabéis nuestro Estado de las Autonomías está construído sobre la solidaridad, que nace de la conciencia de ser unos y compartir un proyecto y un destino de todos.

Esta España insular no lo es menos por estar más lejos. Al contrario, precisamente por ello tenemos que sentirla y sobre todo hacerla más nuestra y más cercana cada día.

Esta solidaridad es multipolar. Brota de muy arriba, desde la Corona que alentó vuestro nacimiento y siguió de cerca vuestro discurrir, y de las altas instituciones del Estado, a las que en este momento estáis especialmente próximas y que son vuestros valedores naturales en las instancias comunitarias de la Unión Europea.

Solidaridad que ha de ser también sincera y exigente entre nuestras Comunidades Autónomas. Las singularidades que asumimos y defendemos no nos hacen mejores si no somos capaces de verterlas y nutrir con su aliento nuestro caudal común, del que nacemos y por el que somos.

Finalmente, hay una solidaridad más íntima y familiar, aquella que debe existir en el seno mismo de la Comunidad Autónoma, entre las islas capitalinas y de éstas con las demás, incluso las menores, cuya voluntad de despegue y valor para realizarlo merecen consideración, respeto y apoyo.

Quiero que sepáis que me llevo conmigo vuestras propuestas e inquietudes. En primer lugar las del Gobierno, a quien corresponde dirigiros en esta etapa crucial y las del Parlamento, que refleja la voluntad pluralista del pueblo canario. No dudo que ambas sabrán hacerlo con la dignidad y altas miras que la ocasión requiere.

También las de los Cabildos y Municipios, los empresarios y sindicatos, la agricultura y la pesca, la industria y el comercio, la Universidad y el sector turístico. Todas tienen, os lo aseguro, el lugar que les corresponde en mis preocupaciones e interés.

Pero, sobre todo, me llevo la experiencia imborrable de mis encuentros con vosotros y la comunicación y el diálogo con todos, del primero al último.

La confianza y el respeto que me habéis transmitido, y que espero por mi parte haberos inspirado, nos van a sostener y confortar más allá de estos días en que he podido realizar un deseo que hace tiempo sentía.

Os invito a todos, y muy especialmente a los jóvenes, a seguir manteniendo este talante que tanto os honra y con el que sé que lograréis el cumplimiento de vuestras ambiciones.

Gracias por todo lo que he aprendido junto a vosotros y hasta pronto.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+