Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en la clausura del Encuentro sobre Violencia y Medios de Comunicación

Valencia, 04.11.1997

Con mucho gusto vuelvo a Valencia para clausurar, en esta ocasión, el Encuentro sobre Violencia y Medios de Comunicación, con el que la Generalitat Valenciana y la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados ponen de manifiesto su preocupación por un tema de tanta actualidad y que tan directamente nos concierne.

Junto con mi felicitación a los organizadores y patrocinadores de estas sesiones, quiero también dirigir un saludo a los directivos y expertos que han participado en ellas, y entre los que se encuentran directores de cine muy conocidos y apreciados tanto por su talante humano cuanto por su trayectoria profesional.

A lo largo de las sesiones de trabajo celebradas, nos han ilustrado sobre cuestiones fundamentales relacionadas con el tratamiento de la violencia en los medios audiovisuales y los efectos que produce en las conductas de sus respectivos públicos.

Sus intervenciones me animan a analizar alguno de los aspectos más evidentes de un problema que hoy suscita, más que nunca, el interés de la sociedad.

Los medios de comunicación llevan a cabo un papel importante. Como transmisores de ideas y opiniones y por el impacto que causa su mensaje, contribuyen decisivamente a dar forma al concepto ético de una sociedad sin violencia.

Realmente, algo pasa en nuestro mundo, algo nos ocurre, cuando la violencia, que en principio todos rechazamos, se ha convertido en algo común en nuestra vida e incluso, como hemos escuchado aquí, puede llegar a resultar atractiva y constituir en si misma una demanda social que la potencia y aún parece que la justifica.

Aceptar como natural e inevitable el crecimiento de la violencia y sus imágenes en nuestras pantallas contribuye a desgarrar, lenta e inexorablemente, el delicado entramado de la vida  colectiva y la base de nuestra convivencia, además  de llevarnos a encarar el futuro sin los resortes morales y los criterios éticos imprescindibles para afrontar la evolución de sociedades cada vez más dinámicas e interdependientes.

Resolver este dilema exige la movilización de todas nuestras energías y una actitud resuelta y decidida, basada en una profunda convicción de la trascendencia de los valores humanos y el respeto a la dignidad y a la libertad de las personas. Los medios de comunicación llevan a cabo un papel muy importante. Como transmisores de ideas y opiniones, y por el impacto que causa su mensaje, contribuyen decisivamente a dar forma al concepto ético de una sociedad sin violencia. Contraen por tanto una responsabilidad a la que no pueden sustraerse, sin desnaturalizar el papel que les corresponde en el mundo contemporáneo.

Sin embargo, no es éste un problema que competa sólo a los medios de comunicación. La sociedad en su totalidad debe comprometerse en la búsqueda de fórmulas y acuerdos que permitan un planteamiento conjunto para estudiar cuestión tan fundamental.

Todos debemos apostar colectiva e individualmente por la vida y no por paraísos evanescentes como la pasividad, el escapismo o la droga. Por la comprensión y el respeto como medio para superar posiciones irreductibles. Por la honestidad y la rectitud que nos permitan buscar juntos la realización de un mundo mejor al que nos invita un tiempo de cambio y progreso, y en el que son tan esenciales la creatividad y la imaginación de los medios audiovisuales.

Quiero creer que para dar respuesta a estas inquietudes y para encontrar soluciones futuras hemos tenido la oportunidad de inaugurar, esta mañana, la sede de la Fundación para el Estudio de la Violencia, a la que deseo los mayores éxitos.

Queda clausurado el Encuentro sobre Violencia y Medios de Comunicación dedicado al cine y la televisión.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+