Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido al Presidente de la República de Bolivia

Palacio Real de Madrid, 29.10.2001

S

eñor Presidente,

Permitidme expresaros nuestra más cordial bienvenida con ocasión de vuestra visita oficial a España y desearos, junto a vuestra distinguida esposa y las personalidades que os acompañan, una muy grata estancia entre nosotros.

Los lazos que unen a Bolivia y España constituyen un valioso legado histórico y cultural que nuestros pueblos enriquecen a diario tejiendo lazos de hermanamiento propios de las naciones pertenecientes a una misma familia.

Podréis comprobar en estos días el afecto que el pueblo español tiene hacia Bolivia. El mismo que la Reina y Yo tuvimos ocasión de recibir del pueblo boliviano durante nuestra visita a su país en julio del año pasado.

En esta ocasión, quiero recordar al Presidente Hugo Banzer y manifestarle nuestro afecto por haber sabido, con sentido patriótico, recoger el sentir de su pueblo y preparar a Bolivia para adentrarse en la senda del nuevo milenio. El retorno a la democracia, su infatigable lucha contra el narcotráfico y su admirable renuncia el pasado mes de agosto, en momentos personales adversos, le hacen merecedor de nuestro respeto. La Reina y yo deseamos de todo corazón que su salud mejore.

Señor Presidente,

Vuestra juventud representa para nosotros el dinamismo de Bolivia, personificando las esperanzas que tenemos depositadas en la prosperidad y el desarrollo de vuestro país.

Habéis sabido recoger el testimonio generacional que toda sociedad necesita para proyectarse en el futuro. Esta labor la habéis desempeñado desde la responsabilidad de la más Alta Magistratura del Estado, buscando el consenso entre todas las fuerzas políticas para impulsar un programa de Gobierno destinado a aumentar la participación ciudadana, fomentar la transparencia y eficacia en la gestión, garantizar la estabilidad económica, promover la reconciliación, reducir la pobreza, e impulsar la proyección internacional mediante una mayor integración con los países vecinos.

Bolivia emprende esta senda modernizadora plenamente consciente de que la democracia es el motor de nuestras sociedades, que garantiza en nuestras instituciones y en nuestros pueblos los valores de libertad, convivencia y respeto de los derechos humanos, permitiendo un desarrollo en paz de cada uno de nuestros ciudadanos.

La defensa de la libertad es un imperativo de siempre que estos días resulta particularmente necesario. Cuando el mundo se encuentra amenazado por el flagelo del terrorismo y con las imágenes del horror de los ataques del 11 de septiembre aún vivas en nuestra memoria, las naciones libres tienen la obligación de luchar solidariamente contra esta plaga amparadas en la solidez de sus democracias. En esta nueva coyuntura internacional, las amenazas y las responsabilidades son compartidas, como lo son también los esfuerzos por conseguir un mejor futuro. Nuestros pueblos no deben caer en la tentación de permanecer aislados en un mundo que solo es civilizado si se construye entre todos.

Señor Presidente,

España desea seguir acompañando a Bolivia en los proyectos que su Gobierno está impulsando y es nuestro deseo que su visita contribuya a profundizar nuestras relaciones y a que Bolivia siempre vea en España a la nación hermana que comparte las mismas inquietudes y los mismos anhelos.

En el marco de esta visita, nuestros dos Gobiernos firmarán un Acuerdo de Protección y Promoción de Inversiones y un Convenio en Materia de Adopciones, y celebrarán la II reunión de la Comisión de Alto Nivel Hispano-Boliviana.

La I reunión de Evaluación y Seguimiento de la VII Comisión Mixta de Cooperación se celebró la semana pasada, y en ella nuestras delegaciones comprobaron con satisfacción el desarrollo de los programas y proyectos cuyo objetivo es contribuir eficazmente a la lucha contra la pobreza.

Efectivamente, Bolivia ocupa un lugar de primer orden en las prioridades de la Cooperación Española en América, que participa en el Plan Operativo de Acción del Gobierno boliviano, el cual ha sabido con acierto actuar con arreglo a cuatro ejes significativos: oportunidad, equidad, dignidad e institucionalidad.

Entre los programas más emblemáticos de nuestra presencia en Bolivia no quiero dejar de referirme al programa de microcrédito, que está llegando a las familias más necesitadas, reforzando su potencial productivo y el desarrollo de cultivos alternativos al de hoja de coca, permitiendo así ayudar a Bolivia en su valiente y ejemplar lucha contra el narcotráfico y el cultivo ilegal de coca.

La apertura económica que Bolivia está fomentando ha sido observada por las empresas españolas como una clara invitación a emprender proyectos en vuestro país y, en muchos de los casos, avanzar en los que ya están en curso. Es un testimonio adicional del interés español por Bolivia. En un marco de estabilidad política, económica y de seguridad jurídica, las inversiones generan riqueza, oportunidades y prosperidad que redundan en beneficio de toda la sociedad, en un proceso progresivo de mayor desarrollo.

Señor Presidente,

La Comunidad Iberoamericana de Naciones constituye un núcleo que nuestros países han ido consolidando a lo largo de estos años en torno a programas en común y al establecimiento de un foro político en el que los valores y principios compartidos nos permitan tener una mayor presencia internacional. Nuestra Comunidad ha sabido aglutinar nuestra herencia común labrada por la Historia en un proyecto de futuro para las generaciones venideras.

Con el ofrecimiento de Bolivia de ser el anfitrión de la Decimotercera Cumbre Iberoamericana en el año 2003, vuestro país recoge el testigo de las Cumbres precedentes, que permitieron construir a lo largo de estos años una verdadera Comunidad Iberoamericana.

España y Bolivia sabrán recorrer juntos este camino lleno de esperanzas para nuestros pueblos, deseosos de impulsar unos mismos ideales integradores.

Señor Presidente,

Quiero invitar a todos los presentes a levantar su copa por la ventura personal de Vuestra Excelencia y de la Señora de Quiroga, por la fraternal amistad entre España y Bolivia y por el bienestar y la prosperidad del pueblo boliviano.

Muchas gracias.

Dis.Lbl_VolverTodasDis
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+