Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la Cámara de Comercio de Lorca

Maurcia(Lorca), 17.01.2001

Q

uiero agradecer en primer lugar la calurosa acogida de la Ciudad de Lorca y los lorquinos. Aún vive en mi memoria el recuerdo mi anterior visita, en la que tuve ocasión de apreciar la lealtad y nobleza que recoge la leyenda de su escudo, y es fruto del esfuerzo y del trabajo de sus gentes.

Esta es una ciudad que, al inicio de un nuevo milenio, apuesta por labrarse un futuro para el que cuenta con los recursos decisivos de un constante e inteligente proceso de reconversión económica, patente especialmente en la expansión y nueva orientación de los cultivos de regadío, la especialización del modelo ganadero, y un proceso importante de modernización y crecimiento de su tejido industrial.

Estos logros de los sectores productivos lorquinos y de su capacidad de adaptación, se completan hoy con la promoción de Lorca como centro de servicios, crucial para el desarrollo de esta Ciudad, en sí mismo y por su capacidad de creación de empleo.

Y en ese ámbito, el del empleo, hay un capítulo de enorme importancia y evidente actualidad, el de la incorporación equilibrada, progresiva, generosa y con arreglo a la ley de la población inmigrante que llega a nuestro país, a vuestra Región en busca un trabajo y un sustento vital que por diversas circunstancias no encontraron en sus lugares de origen.

A todas esas transformaciones a las que aludía han contribuido extraordinariamente una serie de entidades e iniciativas entre las que figura en primera línea la Cámara de Comercio e Industria en la que nos hallamos, y a la que transmito mi más cordial felicitación con motivo del centenario de su creación, que acaba de cumplir.

Agradezco sinceramente a la Cámara esta Primera Medalla de Oro con que me ha distinguido. La recojo con respeto y orgullo, porque me vincula al presente, y también al futuro, de una etapa especialmente brillante de la historia de Lorca, y me distingue haciéndome participe de la ilusión y esfuerzo con que todos habéis contribuído a su éxito.

Señor Presidente, os agradezco particularmente también, la paciencia en la espera para entregarme esta Medalla y me alegro que tenga lugar coincidiendo con mi visita a la Comunidad Autónoma de Murcia.

Podéis tener la seguridad de que el afecto que me mostráis estimula aún más el que siento por vosotros, y os garantizo mi apoyo para seguir forjando la cooperación y el trabajo con los que construis el bienestar colectivo de Lorca, Murcia y toda España.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+