Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el almuerzo ofrecido por el presidente de la República de Brasil y Señora

Brasilia, 23.02.2005

S

eñor Presidente de la República,

Señora de Lula da Silva,

Señoras y señores,

Muchas gracias, Señor Presidente, por Vuestras amables palabras de bienvenida y sobre todo por Vuestra gentil invitación para realizar esta Visita Oficial a la República Federativa de Brasil. Me agrada afirmar que es la primera visita de éstas características que la Princesa y yo tenemos el alto honor y la gran satisfacción de poder realizar a un país iberoamericano.

Sentimo-nos particularmente sensibilizados pelas inúmeras mostras de calorosa amizade e de generosa hospitalidade que Vossa Excelência e sua distinta esposa nos têm dedicado desde nossa chegada, ontem, a este admirável e querido país, pelo qual sentimos um carinho muito especial.

Permítame recordar con enorme afecto las oportunidades en que hemos tenido la ocasión de conversar. Primero en enero de 2003 con ocasión de mi presencia en Brasilia para Vuestra toma de posesión como nuevo Presidente de la República y luego, en julio de aquel mismo año, con motivo de Vuestra Visita de Estado a España en compañía de Vuestra esposa. También coincidimos en otras ocasiones, pero, permitidme que destaque la alegría y satisfacción con que, pocos meses después de su visita de Estado pudimos reencontrarnos, al haceros entrega en la ciudad de Oviedo del "Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional". Un merecido reconocimiento a Vuestra trayectoria de entrega y compromiso con las causas más nobles que encierra la cooperación. En Oviedo, Señor Presidente, se recuerda mucho su visita tan llena de gestos amables y generosos con los asturianos y vuestra excelencia nos recuerda día a día con su trabajo los altos meritos por los que fue premiado.

Hoy, en esta gran capital en constante ebullición y crecimiento que es Brasilia, prueba del éxito de las ambiciosas ideas de aquel gran Presidente brasileño que fue Juscelino Kubitschek, comprobamos con orgullo y satisfacción el continuo desarrollo experimentado por las relaciones bilaterales entre Brasil y España en los dos últimos años.

En tan corto período de tiempo, contando con Vuestro apoyo e impulso, nuestros dos Estados se han convertido en socios estratégicos merced al ambicioso Plan de Asociación sellado en 2003. Un Plan que acaba de ser consolidado, ampliado y profundizado mediante la Declaración de Brasilia, firmada el pasado mes de enero, que potencia la actuación conjunta de nuestros dos países en numerosas áreas. Sus resultados redundarán en beneficio, no sólo de nuestros respectivos Estados y ciudadanos, sino de la relación entre las dos áreas de integración a las que pertenecemos en Europa y en Iberoamérica.

Son muchos los intereses y los objetivos que Brasil y España comparten en el ámbito exterior. Van desde nuestras respectivas responsabilidades en el desarrollo de la integración regional en cada continente, hasta la pertenencia de ambos a la Comunidad Iberoamericana de Naciones. En este último foro siempre hemos apreciado la crucial aportación de Brasil, favoreciendo el impulso de sus actividades y el reforzamiento de esta virtuosa relación multilateral que iniciamos en 1991 en la ciudad méxicana de Guadalajara.

España desea coordinarse estrechamente con Brasil en la nueva fase que la Conferencia Iberoamericana iniciará con ocasión de su Decimoquinta Cumbre, el próximo mes de octubre en Salamanca. Será el momento en el que se ponga en marcha la esperada Secretaría General. Y estoy seguro de que en la bella ciudad de Salamanca, que le acogerá con los brazos abiertos junto a los restantes mandatarios iberoamericanos, Brasil y España sabrán aportar lo mejor de si mismos para avanzar en el desarrollo y perfeccionamiento de ese inestimable marco de cooperación que las Cumbres representan.

Señor Presidente,

Brasil y España disponen de enormes posibilidades para ampliar el contenido y alcance de sus relaciones bilaterales. Junto a lazos históricos, culturales, económicos y humanos, nos liga un creciente interés mutuo por nuestras respectivas realidades y una conciencia muy extendida sobre el potencial de beneficios que nuestra complementariedad encierra. Y además todo ello se recubre de una corriente de simpatía natural que enriquece más todavía nuestras relaciones.

España siente un particular afecto y admiración ante el peso, la pujanza y grandeza de Brasil. El talante creativo, tolerante y solidario de sus gentes, junto a la profunda belleza de sus tierras y el tesoro de su riqueza medioambiental, os otorga unas características mundialmente reconocidas y por las que se os quiere también en todo el mundo.

Con esta visita oficial a Brasil pretendemos ahondar aún más en el conocimiento mutuo, incluso reforzar el buen entendimiento bilateral que ya existe entre nuestros dos Estados y pueblos, al tiempo que deseamos animar a que exploremos e impulsemos conjuntamente nuevas áreas y proyectos de cooperación.

De ahí el conjunto de interesantes contactos institucionales que estamos manteniendo en Brasilia, los desplazamientos a Sao Paulo y a Salvador de Bahía, y el conjunto de actividades económicas, culturales y de cooperación que, gracias a la inestimable ayuda de las autoridades brasileñas, vamos a poder desarrollar a lo largo de esta visita.

Mañana tendremos la satisfacción de inaugurar la sede del Instituto Cervantes en São Paulo, prueba del evidente impulso que España quiere imprimir a su cooperación cultural con Brasil. En los próximos meses, esta voluntad se irá convirtiendo paulatinamente en realidad con la apertura de otros siete Institutos más, lo que conformará en Brasil la red del Instituto Cervantes más grande del mundo. A ellos se unirán dos Centros Culturales de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Unos centros con los que deseamos contribuir a la promoción de la cultura española y a la cooperación cultural entre nuestras dos Naciones, respaldando asimismo el conocimiento y la difusión de la cultura brasileña.

Mañana también participaremos en la apertura, en São Paulo, un Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial, organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior en colaboración con la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones. Pensamos que este Foro será de gran utilidad para mostrar a nuevas empresas españolas las posibilidades que Brasil ofrece como país receptor de inversiones.

Como bien saben, España es el segundo mayor inversor mundial en Brasil. Nada de extrañar teniendo en cuenta el tamaño y dinamismo de su economía, así como el respeto y admiración que inspira la gran realidad política, cultural y social de Brasil. Dicho flujo de inversiones refleja una apuesta estratégica de las empresas españolas por este país marcada por una vocación de permanencia. Esperamos que el volumen inversor pueda incrementarse y proyectarse hacia el futuro en beneficio de brasileños y españoles.

España desea igualmente ampliar sus programas de cooperación con Brasil. Aspiramos, más específicamente, a poder desarrollar las áreas definidas en la última Comisión Mixta, con especial énfasis en el turismo y la pesca artesanal. En este contexto no quiero dejar de subrayar las importantes actividades que España viene realizando en el ámbito de las escuelas-taller de restauración. En los próximos días, la Princesa y yo tendremos la oportunidad de comprobar en Salvador de Bahía el buen resultado que nuestra cooperación bilateral ofrece en ese ámbito tan importante.

Señor Presidente,

No creo exagerar al afirmar que las relaciones entre Brasil y España presentan un futuro muy prometedor, alentado por una década de crecimiento y diversificación sin precedentes y gracias al impulso renovado que ha recibido últimamente partiendo del Plan de Asociación Estratégica. En nuestras manos, en las de nuestras autoridades, agentes económicos y sociales, responsables culturales, técnicos y científicos, recae la responsabilidad de saber afianzarlas y lanzarlas a nuevos proyectos y realidades. Y pueden, sin lugar a dudas, contar plenamente con nosotros para contribuir con la mayor ilusión al ulterior desarrollo de la amistad hispano-brasileña y de nuestras relaciones bilaterales en sus diversas facetas.

Com esse espírito - ao qual se une a Princesa - permitam-me, Senhor Presidente, Dona Marisa, que brinde por sua felicidade pessoal e pela de sua família, assim como por esse futuro de crescente amizade e cooperação entre o Brasil e a Espanha.

Muito obrigado. Muchas gracias

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+