Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en el almuerzo del Patronato del Instituto Cervantes

Madrid(Alcalá de Henares), 10.10.2005

C

entroamérica y México, así como también Pakistán y la India, acaban de vivir días de enorme tragedia que han desgarrado nuestros corazones. Por ello, no quiero comenzar mis palabras sin antes expresar en nombre de la Reina y en el mío propio, así como del Gobierno y pueblo de España, nuestro más hondo sentimiento de pesar y de solidaridad. Una solidaridad que brota de la tradicional generosidad de la sociedad española y de sus instituciones y que, una vez más sabrá reflejarse en nuestra colaboración, ayuda y asistencia en tan terribles momentos.

La Reina, la Infanta y yo mismo sentimos una especial satisfacción al poder contar con su participación en tan grato almuerzo. Dirigimos un saludo muy cordial a los Embajadores que nos acompañan, así como a las distinguidas personalidades iberoamericanas que integran el Patronato del Instituto Cervantes.

Nuestro encuentro anual en torno a estas fechas subraya la condición de los países hermanos de América como receptores y copartícipes de un legado cultural común que se refleja en el espejo de El Quijote.

Este año en que celebramos el 400 Aniversario de la publicación de su primera edición constituye, por ello, una ocasión propicia para interiorizar aún más la importancia de nuestra lengua y para promoverla en el mundo.

El peso y la trascendencia universal de la obra de Don Miguel ha sido, sin duda alguna, un apoyo determinante a los esfuerzos desplegados por el Instituto Cervantes en la promoción del español y de nuestra cultura a escala internacional.

En la reunión del Patronato del Instituto, que hemos celebrado esta mañana, se ha puesto una vez más de manifiesto que la lengua española es patrimonio de los países que la compartimos, un vehículo privilegiado de entendimiento y cooperación cultural en plena expansión.

El año próximo se cumplirá el Décimo-quinto Aniversario del Instituto. Nos permitirá hacer balance de su magnífica labor. Una tarea que requiere del diálogo permanente entre los diversos países de lengua española y entre nuestras Academias, de modo que se estimule aún más su riqueza y vitalidad.

Un dialogo y una cooperación que constituyen la clave de los avances que registra la Comunidad Iberoamericana de Naciones y que serán determinantes para los resultados de la Decimoquinta Cumbre que, con gran ilusión, España acoge esta semana en Salamanca.

Con este espíritu, levanto mi copa en esta bella ciudad de Alcalá de Henares, para brindar por el Instituto Cervantes y por cuantos contribuyen a su importante y noble labor.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+