Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el Acto de Clausura del Encuentro Empresarial España-Perú

Perú(Lima), 24.11.2010

M

uy buenas tardes a todos y muchas gracias al Señor Ministro, al Presidente de CONFIEP y a las demás autoridades peruanas, por apoyar el desarrollo de esta reunión -coincidiendo con nuestra primera Visita Oficial al Perú- para dar visibilidad y reforzar el entendimiento y la colaboración entre nuestras economías y sectores empresariales.

Creo que estamos todos de acuerdo en que se trata de un objetivo crucial para dos grandes Naciones tan unidas por lazos de afecto y por una intensa experiencia de trabajo en común entre sus empresarios. Una tarea que, estoy plenamente convencido, podemos y debemos profundizar. De ahí la importancia de este Encuentro de hoy para intercambiar ideas y explorar nuevas iniciativas.

Clausuramos el Encuentro Empresarial España-Perú, en el que han estado representadas muchas empresas, instituciones y asociaciones peruanas, así como las principales compañías españolas establecidas en esta querida tierra. A lo largo de las sesiones del día de hoy se ha puesto de manifiesto hasta qué punto la acción empresarial hispano-peruana, unida a la acertada política económica aplicada por este país a lo largo de losúltimos años, contribuye muy positivamente al desarrollo del Perú.

Quisiera aprovechar esta oportunidad para felicitar al Gobierno y a la sociedad peruana por el formidable avance económico del Perú en losúltimos años, con resultados muy visibles en este empeño, que ha contado con un nuevo, pujante e indiscutible empuje empresarial y que esperamos continúe y, por tanto, beneficie cada día a más sectores de la población por todo el país.

Así vemos que la economía peruana se ha distinguido no solo por sus elevadas tasas de crecimiento, sino también por la evolución moderada de su inflación, el saneamiento de las cuentas públicas y la solvencia exterior. Está claro que la aplicación de una política económica rigurosa y el establecimiento de un marco legal claro y estable han dado confianza a los inversores, incrementando su presencia en el país. Todo un elenco deéxitos que en tiempos de crisis y turbulencias económicas en la escena mundial son dignos del mayor elogio.

En consecuencia el Perú ha recibido el reconocimiento de la comunidad económica y empresarial internacional, reconocimiento que ha venido acompañado por mejores condiciones y ambiente para los negocios. Ninguna sorpresa nos debe dar?aunque sí alegría- que el indicador Doing Business de este año, publicado por El Banco Mundial, muestre que el Perú es el país de Sudamérica que ofrece las mejores condiciones para el emprendimiento económico.¡Enhorabuena por ello!

En este contexto, nuestras relaciones económicas y comerciales bilaterales también han experimentado, lógicamente, un impulso muy notable en losúltimos años. Nuestras empresas incluyen al Perú, cada vez más, entre los destinos prioritarios para su expansión exterior. Y el Perú, por su parte, ya ha sabido atraer a numerosas compañías españolas que han encontrado aquí un entorno favorable para su actividad productiva, abriendo o potenciando negocios, y poniendo en marcha fórmulas de cooperación mutuamente provechosas.

De este modo, nuestros intercambios se han triplicado en losúltimos cinco años, con una balanza comercial?todo hay que decirlo- claramente favorable para el Perú. Por su parte, España es el principal destino de las exportaciones peruanas a la Unión Europea y el segundo país del mundo al que se dirigen las exportaciones peruanas de productos no tradicionales.

Pero si estos datos son de por sí alentadores, aún lo son más las perspectivas de futuro. Tras la entrada en vigor del Acuerdo Multipartes entre la UE y el Perú?que se concluyó en Madrid bajo Presidencia española-, surgirán sin duda nuevas oportunidades de negocio para los empresarios de ambos países. Y estoy convencido de que este Encuentro empresarial habrá sido especialmenteútil para comenzar a identificar dichas oportunidades y establecer los vínculos necesarios para poder aprovecharlas.

Junto al crecimiento de los intercambios comerciales, quiero destacar el peso de la inversión en el fortalecimiento de los lazos económicos entre nuestros dos países. España es el primer inversor extranjero en el Perú, hasta el punto de ser este país uno de los principales destinos de la inversión española en Iberoamérica.

Pero este fenómeno no es nuevo. No olvidemos que las empresas españolas participaron ya en el inicio del despegue económico de este país, cuando las perspectivas no eran tan prometedoras. Desde entonces han reforzado su presencia y demostrado su voluntad de permanencia para colaborar con el progreso y bienestar de los peruanos. La inversión española ha ayudado al crecimiento, a crear empleo, a mejorar la calidad de los servicios y a implantar nuevas tecnologías, al tiempo que ha favorecido de forma significativa los ingresos del sector público.

Por otro lado, me satisface constatar que hoy la mayoría de los cargos directivos de las empresas españolas instaladas en el Perú los ocupan profesionales peruanos, que han pasado también a desempeñar altas responsabilidades en las matrices de esas compañías en España.

A todo ello se añade que la reinversión de beneficios ha sido norma entre las empresas españolas presentes en el Perú, demostrando así la firmeza de su apuesta por este país. También mediante el ejercicio de la responsabilidad social corporativa, para ayudar en la lucha contra la pobreza, las empresas españolas dan testimonio de su voluntad de integración y de compromiso con la sociedad peruana y con sus ciudadanos.

Precisamente, hablando sobre este tema hace unos días, en un acto organizado por la Fundación SERES (Sociedad y Empresa Responsable) en Madrid, tuve ocasión lanzar la idea?o la propuesta- de que entre todos, especialmente con nuestros empresarios, ayudáramos a hacer de España una nación líder en la acción social de la empresa. Y eso incluye, claro, su proyección en este continente y por todo el mundo.

Señoras y Señores,

Durante esta Visita Oficial, que la Princesa y yo estamos realizando, hemos podido ratificar con especial agrado hasta qué punto nuestras compañías están dispuestas a seguir aportando su capacidad de gestión, conocimientos tecnológicos, experiencia y liderazgo internacionales, al servicio del importante avance económico y social que vive el Perú.

Un avance que abre horizontes amplios y esperanzadores de mejora social colectiva y también de promoción personal para millones de ciudadanos en este país tan grande y hermoso, que saben lo que es trabajar duro y hacerlo bien.

En ese camino, España y los españoles estarán siempre al lado del Perú y de los peruanos. Esta es la filosofía que ha inspirado este Encuentro y por el que quiero felicitarles a todos. Sus trabajos en esta jornada, sin duda, redundarán en beneficio de ambas economías y de nuestras relaciones, enraizadas en una Historia común y basadas en el respeto mutuo, la solidaridad y la confianza en un futuro más próspero para nuestros dos países.

Como Heredero de la Corona de España les doy de corazón a todos ustedes las gracias por contribuir a esa tarea con la que bien saben me siento profundamente comprometido.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+