Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo "Rey de España" y del Premio "Don Quijote de Periodismo"

Madrid, 13.04.2010

¡

Buenos días y muchas gracias por vuestro recibimiento!

No quiero iniciar mis palabras sin recordar que acabamos de mantener una jornada de luto oficial por el trágico accidente aéreo que, el pasado sábado, costó la vida a noventa y seis personas en territorio ruso. Entre ellas se encontraban el Presidente de la República de Polonia y su esposa, así como muchas autoridades civiles y militares de ese gran país aliado, socio y amigo.

Por ello, quiero reiterar en este Acto el más profundo sentimiento de pesar del pueblo español y de sus Instituciones, a toda la querida Nación polaca y, en particular, a las familias afectadas cuyo intenso dolor compartimos.

Señoras y Señores,

Nos convoca la entrega de los Premios Internacionales Rey de España y Don Quijote, que dan nuevamente testimonio de la pujanza del periodismo, especialmente en los países que estos galardones abarcan.

La Reina se une a mí para expresar de corazón nuestra enhorabuena a cada uno de los Premiados, así como nuestra gratitud a las entidades patrocinadoras: la Agencia EFE, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Reciban asimismo los miembros del Jurado nuestro reconocimiento por su compleja labor.

En esta ocasión me gustaría resaltar varios elementos que, a mi juicio, caracterizan de manera singular estos galardones.

En primer lugar, su amplia diversidad, permanente adaptación y larga trayectoria. La globalización de la información es un proceso en constante evolución que vincula a los pueblos de un modo cada vez más rápido y efectivo. Estos Premios son muestra de ello desde su misma creación.

Efectivamente, si en las primeras convocatorias había cuatro categorías que abarcaban el espectro informativo del momento, en esta Vigésimo Séptima edición abordan seis: desde la Prensa y la Televisión, al Periodismo Digital, la Radio y la Fotografía, incorporando también -de forma específica- la dimensión Iberoamericana.

Por su lado, el Premio Don Quijote cumple este año su Sexta convocatoria con el objetivo de impulsar la calidad lingüística, el buen uso y el enriquecimiento del español en elámbito periodístico.

Es decir, nos encontramos ante unos galardones que reflejan el dinamismo del periodismo de hoy y la evolución de las ciencias de la información, incluida su dimensión tecnológica.

En segundo lugar deseo subrayar los valores que promueven estas distinciones. Como destaqué en una edición anterior, los trabajos premiados consagran el periodismo de investigación en su papel primordial de búsqueda de la verdad en libertad.

Representan el merecido homenaje a la seriedad y al rigor que deben primar en toda información objetiva, transparente, verificada y de calidad.

Un periodismo comprometido con los principios de la paz, la democracia, la protección de los derechos humanos, las libertades públicas y la igualdad de oportunidades.

Un periodismo que es capaz sobre todo de iluminar a los ciudadanos o de descubrirles nuevas perspectivas, y en el que encontramos facetas del espíritu que Juan Marsé atribuye a El Quijote como "valedor de lo más noble, bello y justo que alienta el corazón humano".

En tercer lugar, estas distinciones me resultan especialmente queridas por su particularámbito geográfico y lingüístico.

Los trabajos presentados -tanto en lengua española como portuguesa- proceden de países iberoamericanos y de otras Naciones que también guardan estrechos vínculos históricos y culturales con España, como Estados Unidos, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Israel y Marruecos.

Me alegra constatar que, en esta ocasión, se han presentado candidaturas de una veintena de países con obras de las que podría decirse, parafraseando a Nélida Piñón, que "hacen hablar el corazón".

Pienso en definitiva, por todas las razones anteriores, que estos Premios se han convertido en una referencia y un patrimonio del mejor periodismo español, iberoamericano e internacional.

Reitero a las instituciones patrocinadoras mi agradecimiento por su apoyo y altura de miras, al tiempo que las animo a seguir fortaleciendo el periodismo como pilar necesario e imprescindible de toda democracia.

A los Premiados, de nuevo nuestra más afectuosa enhorabuena. Les invito a perseverar en su loable labor desde la excelencia profesional.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+