Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración del IX Foro Iberoamérica

Sevilla, 22.10.2008

M

ucho agradezco al Señor Presidente de la Junta de Andalucía y al Señor Copresidente del Foro Iberoamérica, las atentas palabras que han querido dirigirme, y sus valiosas exposiciones.

Gracias, asimismo, a cuantos intelectuales, empresarios y personalidades políticas participan en la novena edición de este importante Foro.

Un Foro que se engarza en esa ancha corriente de diálogo, reflexión e iniciativa que promueve la Comunidad Iberoamericana de Naciones y que cobra nuevo impulso ante los Bicentenarios de las Independencias iberoamericanas y de las Cortes de Cádiz.

Y es que americanos, portugueses y españoles nos afanamos en cultivar juntos, codo con codo, campos como la salud, la nutrición o la educación, vitales en la lucha contra la pobreza, lacra que nos esforzamos en desarraigar de nuestro mundo.

Los integrantes de este Foro os esforzáis, junto a los demás ciudadanos de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, por extender el principio de igualdad de oportunidades, como fundamento de sociedades más justas e inclusivas, que persiguen el crecimiento sostenible y el mayor bienestar social.

Igualdad de oportunidades cimentada en la formación y el trabajo, también al más alto nivel universitario e investigador en las humanidades, las ciencias y las técnicas que posibilitan los avances hacia la sociedad del conocimiento.

Sé que vais a abordar, entre otros, el tema de las migraciones, partiendo del hecho de que la configuración humana de Europa y de América deriva a lo largo de los tiempos de innumerables mestizajes, que forman parte inseparable de nuestro rico sustrato cultural.

En suma, este Foro reafirma que el ámbito iberoamericano, además de una amplia extensión geográfica y de una sólida entidad lingüística -con idiomas de alcance tan universal como el portugués o el español-, integra conceptos, principios y valores compartidos, que sustentan un entendimiento afectivo entre nosotros, y apuntan a una civilización a la que con tan bellas palabras se ha referido Carlos Fuentes.

Un ámbito iberoamericano capaz de desplegar sus diversidades culturales, como las múltiples facetas de una piedra preciosa.

Por todo ello, os deseo el mejor éxito en vuestros trabajos, y levanto mi copa por todos vosotros y por esta nueva edición del Foro Iberoamérica en esta maravillosa ciudad de Sevilla.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+