Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración del Encuentro Empresarial EAU-España

Abu Dhabi, 25.05.2008

M

ucho me alegra inaugurar este Encuentro Empresarial entre Emiratos Árabes Unidos y España, que constituye una parte fundamental de mi Visita Oficial a este país amigo.

Una Visita por la que deseo expresar mi más sincera gratitud a las autoridades emiratíes que nos acogen con su proverbial afecto y generosidad, en particular, a su Presidente Su Alteza el Jeque Khalifa bin Zayed Al Nahyan y al Príncipe Heredero, Su Alteza Jeque Muhammad bin Zayed Al Nahyan.

Guardo un gran recuerdo de nuestra Visita de Estado a Emiratos Árabes Unidos en 1981 en la que tuve el honor y satisfacción de ser recibido por el tristemente fallecido Su Alteza, el Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, quién fuera su Presidente desde 1971.

De ahí, el sentido recuerdo que he querido dedicarle al visitar ayer el Mausoleo erigido en su memoria y mi especial agrado al contemplar cómo su obra y legado se han materializado en la extraordinaria transformación vivida por este país.

Hoy me alegra constatar la presencia de destacados empresarios emiratíes y españoles en este Encuentro, otorgándole así una singular proyección e importancia.

Su presencia, junto a la de significativas autoridades de ambos países, nos permite albergar fundadas esperanzas sobre los muy positivos resultados de este Encuentro, destinado a estrechar aún más las relaciones económicas entre Emiratos y España.

En efecto, este Encuentro no sólo persigue subrayar la común voluntad de fortalecer nuestras sólidas y cordiales relaciones en todos los ámbitos, sino también explorar y concretar nuevos proyectos e iniciativas de colaboración entre empresas de nuestros dos países.

Nuevos proyectos e iniciativas capaces de dotar a nuestras relaciones económicas del nivel y profundidad que merecen, a la luz de la muy favorable evolución económica experimentada por Emiratos Árabes Unidos y España desde mi última Visita Oficial a este país.

En el caso de los Emiratos, su éxito económico, plasmado en altos niveles de crecimiento del PIB y en un superávit tanto de las cuentas públicas como en sus relaciones exteriores, no sólo se ha basado en el prudente aprovechamiento de los recursos naturales, sino también en una inteligente y amplia visión de futuro.

Gracias a esta eficiente planificación económica, ha logrado diversificar su economía, permitiendo el despegue de sectores fundamentales para el desarrollo económico como el turismo, el transporte, el comercio, las finanzas o los proyectos inmobiliarios.

Emiratos Árabes Unidos ha optado por un modelo de economía de mercado, con un elevado grado de apertura comercial.

Esta apuesta, unida a la estabilidad política del país y a su ejemplo de convivencia armoniosa de ciudadanos de múltiples orígenes y culturas, le ha hecho merecedor del amplio reconocimiento internacional, siendo además habitual que se le asocie con los valores de la tolerancia, la moderación y la búsqueda de la paz.

Este espíritu de apertura y cooperación le ha permitido convertirse en uno de los países de la región con mayor éxito en la tarea de atraer inversión extranjera.

Pero más allá de las cifras, Emiratos Árabes Unidos se distingue también por ser un referente mundial capaz de despertar lógica admiración, por la magnitud y ambición de los proyectos que se vienen ejecutando en su territorio.

Proyectos de los que Abu Dhabi y Dubai son exponentes esenciales que tendré la ocasión de conocer de cerca durante esta Visita Oficial.

La identidad de este país se nutre asimismo de su probada capacidad para conciliar tradición y modernidad, de su compromiso con la integración de la mujer en la vida laboral y social, de su apuesta por la educación y por el fomento de la conciencia medioambiental, así como por la lucha contra el cambio climático.

Por su lado, tras quince años de crecimiento sin interrupción, España es hoy la octava economía mundial, con una mejora sin precedentes de nuestra prosperidad y bienestar.

No sólo se ha convertido en la segunda potencia turística global, sino que ha logrado desarrollar una amplia red de empresas líderes en muchos sectores a escala internacional, incluidos los de alta especialización técnica.

Por otro lado, España - al igual que Emiratos - es en la actualidad uno de los principales países de origen y destino de la inversión a escala internacional.

En 2006 fue el tercer mayor inversor mundial, y ocupa el octavo lugar mundial por el stock total de inversión extranjera recibida.

Unos resultados apoyados en una política económica que ha permitido a España mantener, durante más de una década, una tasa de crecimiento del PIB por encima de la media de la Unión Europea, con un nivel decreciente de deuda pública en relación al PIB, por debajo de la de los países de nuestro entorno.

En nuestro desarrollo económico destaca la pujanza y fortaleza del sector bancario y financiero español, que se está mostrando capaz de resistir con entereza los envites de la actual crisis financiera internacional.

En el plano bilateral, Emiratos Árabes Unidos son para España un país amigo con el que nos unen excelentes relaciones, al tiempo - y cada vez en mayor medida - que uno de nuestros más destacados y prometedores socios comerciales.

De ahí que, las empresas españolas, cada vez más conscientes de esta realidad, estén volcando de forma creciente sus intereses, sus esfuerzos y sus planes de cooperación empresarial hacia este atractivo y pujante mercado.

Aún cuando los intercambios comerciales entre España y Emiratos son significativos y progresan positivamente, lo cierto es ? no obstante - que la inversión directa en ambos sentidos tiene aún un largo camino por recorrer.

Confiamos, por ello, en que la cartera de proyectos de inversión aumente en los próximos años entre nuestros dos países, de forma que nuestras dos economías puedan beneficiarse de la sinergia y puesta en común de ideas, experiencias y capacidades por parte de nuestras empresas respectivas.

No hay duda de que las empresas españolas pueden convertirse en formidables socios para las empresas emiratíes.

Y es que España cuenta con empresas punteras, innovadoras, capaces y ampliamente experimentadas en sectores como la construcción, las energías renovables, el tratamiento de aguas o el transporte. Sectores, todos ellos, que ofrecen numerosas oportunidades de cooperación bilateral.

Una cooperación que, por otro lado, se verá reforzada con la conclusión de las negociaciones para el logro del Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Consejo de Cooperación del Golfo, en el que trabajan nuestros dos países.

En el plano político regional se abren además nuevos espacios para la esperanza que deseamos desemboquen cuanto antes en acuerdos satisfactorios.

Reitero a las autoridades de Abu Dhabi, mi agradecimiento por el apoyo prestado en la organización de este Encuentro Empresarial, así como por su cálida hospitalidad durante esta Visita Oficial.

También quiero agradecer y felicitar a las asociaciones empresariales que han contribuido a la eficaz organización de este Encuentro Empresarial.

Quiero, por último, manifestar a todos los participantes mis mejores deseos de éxito en sus trabajos, que estoy seguro estarán marcados por el espíritu de profunda amistad y estrecha cooperación que liga a Emiratos Árabes Unidos y España.

Declaro inaugurado el Encuentro Empresarial Emiratos Árabes Unidos-España.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+