Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades y Agenda
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en la entrega de los Premios SM de Literatura Infantil y Juvenil "El Barco de Vapor" y "Gran Angular"

Real Casa de Correos. Madrid, 18.04.2018

B

​uenas tardes. Lo primero, gracias. Gracias a nuestros anfitriones de la Comunidad de Madrid, gracias a todos por acompañarnos esta tarde y gracias al Grupo SM y a su Fundación por invitarme, otro año más, a compartir este momento que es, se mire por donde se mire, feliz. Por muchas razones, aunque puede que dos sean las más importantes. Porque entregar premios es siempre una alegría: se trata de reconocer la excelencia y el esfuerzo del trabajo bien hecho. Y porque estamos hablando de literatura. Y por tanto de cultura, de conocimiento, de formación. Estamos hablando de lo que significa leer desde bien temprano, de cómo la lectura modela el criterio y abre la mirada.

He dicho dos razones, pero son tres en realidad… Los premios Barco de Vapor y Gran Angular cumplen 40 años. Y eso es suficiente para que hoy sea un día especial. Felicidades a todos los que formáis parte de este proyecto cultural y educativo que son SM y su Fundación.  

Soy brevísima y termino con dos ideas sobre las historias que esta noche se han premiado. Lo que más me gusta de los dos libros ganadores es que a mis hijas les han encantado. Los hemos leído en Semana Santa y ¡no había manera de que los soltaran para que pudiéramos terminarlos! La niña invisible de David Peña ‘Puño’, premio Barco de Vapor, es la historia de una niña que quiere hacer las mismas cosas que los niños de su tribu. Y no cuento más porque es tan divertido, tan tierno y tan revelador, que invito a todos a que dediquéis una mañana de sábado, quizá, a leerlo.

Y esta cita es del último capítulo del premio Gran Angular: “Supongo que esa es la tarea del adolescente. Descubrir quién eres. Escribir la biografía con el cuerpo, el primer beso, la primera explosión de adrenalina, los primeros golpes. Cartografiar la geografía de tu cuerpo. Recorrer con la memoria los mapas que vas construyendo. Inventar carreteras hacia los otros. Puentes, túneles con que atajar la soledad de ser uno mismo. Innoble servidumbre. Ángel con grandes alas de cadenas. Salto al vacío”.

Escribe este libro, titulado Biografía de un cuerpo, Mónica Rodríguez, joven asturiana que sabe bien lo que significa la dedicación y la exigencia de una disciplina como la danza clásica. Pero no creáis que es un libro de ballet. No es eso. Es mucho más. Es la historia de un adolescente. Y de lo que conlleva sacrificarse por algo que de verdad te interesa y que merece el esfuerzo necesario.

Es ya una tradición para mí venir a entregar los premios SM de literatura infantil y juvenil. Y una verdadera alegría. Fomentar la lectura, animar a coger un libro –y leerlo-, es una tarea esencial. Dar apoyo institucional a esa labor es un honor. Gracias de nuevo a todos y buenas noches.

Volver a Discursos
  • Escuchar contenido
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+