Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto conmemorativo del V Centenario de la llegada de la Carabela “La Pinta” a Bayona

Bayona, 01.03.1993

E

​s para mi un honor y una gran satisfacción volver a estas tierras de Bayona la Real correspondiendo a las amables invitaciones del Presidente de la Xunta de Galicia D. Manuel Fraga Iribarne y del Alcalde de esta Villa Don Manuel Ramón Vilar Márquez, en donde en reiteradas ocasiones he podido disfrutar de su espléndido paisaje, del afecto de sus vecinos y de sus campos de regatas midiendo el esfuerzo y la pericia marinera con gentes de esta ría que bien saben de la mar, de sus vientos, sus brumas, encalmadas y corrientes.

Conmemoramos hoy los 500 años desde que la Carabela Pinta, .después de sortear peligros y aguas desconocidas, en un tornaviaje que por vez primera se inscribiría en la historia, lograba llegar a puerto seguro. Martín Alonso Pinzón, su capitán, ignorando la suerte de su Almirante Cristóbal Colón, consiguió salir indemne de "la grande mar y tormenta" que le había separado de su compañía a La Niña en las Azores.

Desde esta tierra marinera supo enseguida que Colón había podido llegar a tierras portuguesas y desde Lisboa se dirigió a Palos, cumpliendo así la ordenanza marítima de que "todo barco había de rendir viaje en el puerto de partida". Le cabe pues el honor de ser a esta tierra de Bayona el primer punto del Viejo Mundo desde donde salió la primera noticia para los Reyes Católicos de la llegada a las Indias, a través del Atlántico, el "mar tenebroso" de los antiguos.

Los habitantes de esta ciudad que, a lo largo de siglos de densa historia, eran tanto pescadores como navegantes supieron hacer de este mar no un foso que separa tierras, sino un puente que las une, un camino para enlazarlas. Bayona con su vieja cultura marinera, supo hacer del mar y su castillo de Monte Real una frontera protectora contra invasiones pero también una frontera occidental siempre abierta a la  exploración.

Hoy nos acompañan en este acto los Embajadores de los pueblos hermanos de esa América que tanto añoramos y queremos y han tenido el acierto de traernos cada uno un puñado de sus respectivas tierras para depositarlas en este monumento que quedará aquí en Bayona como muestra perenne de nuestro mutuo afecto y respeto. Muchas gracias señores Embajadores.

Al hablar de las Américas quiero recordar, en este año jacobeo los lazos espirituales y culturales que el culto al apóstol Santiago estableció desde Galicia con el resto de España y con Europa y América La peregrinación conduce, desde antes de la primera cruzada, a los pueblos europeos por los caminos hacia Santiago; caminos por tierra y caminos por la mar de las Islas Británicas, de Gascuña y Turena, acuden los peregrinos, tanto como desde los confines del recordado imperio carolingio.

El propio apóstol se convierte a su vez en "homo viator" y viaja con los españoles hacia América. Los conquistadores creen “verle galopar por los campos del cielo" en su caballo blanco camuflado en las nubes. Es el Señor de Galicia que se apodera espiritualmente de América. La penetración jacobea en Indias está presente en la “nomenclatura geográfica de ciudades y aldeas, de golfos, de ríos y de montañas"; está presente en la ferviente fe popular de indios, mestizos y blancos en el "Señor Santiago"; en las sorprendentes fiestas de moros y cristianos que todavía se celebran en algunos lugares de América. De pobre pescador que siguió a Jesús y por cuya fe sufrió martirio, el apóstol Santiago se ha transformado en "caballero celeste" que acompaña y protege a conquistadores y conquistados. Pescador y caballero, como alguien dijo, son dos categorías humanas que Galicia posee afortunadamente en abundancia.

Para cerrar esta conmemoración marinera de la llegada de la "Pinta" al puerto de Bayona desde América quiero recordar las décimas de Martín Torrado al Apóstol Santiago.

Santo de barba dourada,
Capitán de roxa espada;
señor da cruz colorada,
valente e forte guerreiro,
a quen todo o mundo enteiro,
polo mar e pola terra,
chama na paz e na guerra,
Santiago o cabaleiro.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+