Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del premio al “Pueblo Ejemplar de Asturias 1991” a la Asociación de Amigos del Paisaje de Villaviciosa

Villaviciosa, 19.10.1991

L

​a admirable pasión de los asturianos por su tierra tiene un ejemplo significativo en la Asociación de Amigos del Paisaje de Villaviciosa, que el Jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias ha querido unánimemente destacar. Como un asturiano más, yo también siento pasión por esta tierra tan hermosa y leal.

Por eso vengo ilusionado a Villaviciosa para hacer entrega del Premio que convoca y otorga la Fundación Príncipe de Asturias con la colaboración del Gobierno del Principado, y para agradecer al Jurado su independiente decisión. Vengo también para solidarizarme con los anhelos, esperanzas y tareas de esta Asociación que ha sabido agrupar a tantas personas en torno a sus nobles fines, convirtiéndose en vanguardia de la defensa de la herencia común de una hermosa comarca.

En este tiempo en que la sociedad necesita sensibilizarse más y más para hacer frente a la creciente destrucción del Patrimonio natural de la Tierra, es muy importante que nazcan asociaciones como esta, cuyo entusiasmo y fortaleza en la defensa del medio ambiente, del entorno natural y de las tradiciones se desenvuelve entre el respeto de sus conciudadanos al plantear el logro irrenunciable de sus metas desde la concordia y la serenidad. No hay nada noble que los hombres se propongan que no pueda ser alcanzado pacíficamente.

Desde estos mismos valores, animo a los asturianos a proteger su cultura. Conservad vuestra tierra, vuestras tradiciones, vuestro legado histórico-artístico, vuestro paisaje. No permitáis que sea destruido tan singular patrimonio. Defenderéis así vuestro propio futuro y colaborareis a hacer el futuro de todos.

Extendamos este mensaje a toda España e impidamos que dé un paso más esa catástrofe que cada año destruye en nuestra patria los bosques y las mil formas de vida que hay en ellos.

No quiero dejar de expresar la satisfacción que me produce estar en este bellísimo e histórico lugar, tan expresivo de la riqueza del Patrimonio artístico de nuestro Principado, y tan cerca de donde desembarcó el Rey Carlos I, hecho histórico que es una de las señas de identidad de este concejo, al que hice referencia en vuestro Ayuntamiento.

Dentro de unas horas abandonaré Villaviciosa y nuestro Principado. Recordaré entonces, como hago ahora, la emoción que también sentí al leer un bellísimo romance, que circuló anónimamente por Asturias hace más de cien años, con motivo de la visita al Principado de mis antepasados S.M. la Reina Isabel II y del entonces Príncipe de Asturias, después Rey Alfonso XII. Sus versos expresan, con una ternura conmovedora, el cariño de una humilde mujer de aquel tiempo hacia el Príncipe Alfonso.

Al final del poema, la campesina lamenta la inevitable marcha de aquel Príncipe hacia la capital del Reino y expresa temblorosamente su temor a que olvide a su Principado. Utiliza para ello unos versos que yo quiero repetir aquí, como un homenaje a ese tesoro de vuestra cultura en el que expresáis las más profundas y entrañables emociones.

" Si ansí ye, ¿Pa que veniste?
¿A facenos enaguar,
y conocéte y marcháte,
y quiciás non véte más?"

Podéis estar seguros de que mi marcha no supondrá que olvide este día, como no os olvidaré a vosotros, ni nunca olvido al Principado, porque lo llevo en mi corazón.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+