Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias con ocasión de la partida de las naves del descubrimiento de Huelva

Huelva, 13.10.1991

H

​ace casi 500 años, el 3 de Agosto de 1492, tres Naves que hoy nos parecen pequeñas, pero que entonces representaban lo más avanzado de la tecnología occidental, iniciaron un viaje a lo que muchos consideraban lo desconocido.

Con razón se piensa qua ai importante fue el viaje de ida, más lo fue el de vuelta. Como ha dicho el ilustre intelectual venezolano, Doctor Uslar Pietri, "Con el viaje de ida se sembró la semilla del Nuevo Continente Americano, con el viaje de regreso se inició el Nuevo Mundo Universal. Fue el inicio de una nueva ocasión del hombre, de una experiencia insólita todavía en proceso de crecimiento, de una novedad histórica que hubo de cambiar la noción de la realidad humana y las perspectivas globales; en muchos sentidos, todo el mundo fue nuevo mundo después de esa fecha, porque lo que en ella se inicia es la creación del Nuevo Mundo".

A Palos, Moguer, Huelva y otras ciudades y pueblos andaluces les cabe el honor de haber participado activamente en esa empresa iniciada en 1492. El castellano de América, por ejemplo, no se entiende sin la profunda influencia del habla que los hombres y mujeres de estas tierras llevaron con ellos en su búsqueda de un futuro mejor.

Los iberoamericanos de ahora continuamos la tarea de construcción del Nuevo Mundo iniciada hace varios siglos. En nuestros países, las Administraciones Públicas y los entes privados han puesto en marcha proyectos y actuaciones que, más allá de las palabras, quieren convertir en realidad el anhelo de nuestros pueblos de vivir mejor en un mundo más solidario, pues como hace algunos meses declararon en Guadalajara los Jefes de Estado y de Gobierno Iberoamericanos, "Representamos un vasto conjunto de naciones que comparten raíces y el rico patrimonio de una cultura fundada en la suma de pueblos, credos y sangres diversas".

Las naves que hoy zarpan son símbolo de los esfuerzos que entre todos estamos haciendo para construir esa comunidad. Representan el lazo que une pasado, presente y futuro. El esfuerzo común de sus tripulaciones es el mejor ejemplo de lo que se puede conseguir cuando unimos nuestras esperanzas e ilusiones en una tarea solidaria.

Las naves que viajaban a América llevaron, entre otras cosas, su lengua, sus creencias y productos de la tierra como el trigo o la vid. Trajeron oro y plata, pero también palabras, mitologías, olores y sabores desconocidos. Hoy no entenderíamos nuestra vida cotidiana sin el tomate, el maíz o el tabaco.

En las naves que ahora emprenden viaje van hombres de buena voluntad, que llevan consigo un mensaje de hermandad y solidaridad, pues como acaba de decir Su Majestad el Rey, en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, "Aspiramos a que España sea en 1992 lugar de encuentro de hombres y mujeres de todo el mundo, encrucijada de aportaciones culturales y científicas y de logros deportivos, ámbito de reflexión de proyectos para nuestro futuro común".

Es para mi un honor y un privilegio estar hoy aquí en Huelva "Al borde de la orilla de las tres Carabelas" como nos dijo nuestro poeta Manuel Machado. Muchas gracias a 'todos por vuestras palabras y por vuestro afectuoso recibimiento.

A los marinos que hoy zarpan les deseo feliz travesía y arribada para que al llegar al otro lado del Atlántico den a los pueblos de América el abrazo de los pueblos de España. Que Dios os acompañe y tengáis buenos vientos.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+