Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad la Reina en el acto central de la conmemoración del Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

Auditorio Miguel Delibes. Valladolid, 08.05.2015

B​uenos días. Estar hoy en Valladolid con todos vosotros es una suerte. Gracias a nuestros anfitriones. Estar aquí para recordar que la Cruz Roja y la Media Luna Roja existen desde hace más de ciento cincuenta años para que las cosas, a pesar de todo, vayan mejor a tantos que lo necesitan, es un asunto muy serio. La solidaridad, el compromiso, aliviar el sufrimiento de otros, defender la dignidad de las personas… Esto es serio. Es importante. Es imprescindible. Y es una exigencia que tenemos como sociedad y como país pero, sobre todo, como seres humanos.

Seres que amamos la vida, como decía Emilio Lamo, más allá de su sentido. Y vosotros, todos los que formáis parte de esta organización viva y fuerte, no juzgáis ni os quedáis paralizados preguntando el sentido de lo que ocurre. Simplemente os hacéis cargo y ayudáis. Vuestro trabajo es socorrer en la forma más amplia y extensa de entender esta palabra. Os lo dije el año pasado, en el aniversario, y os lo repito ahora: la labor que hacéis es inabarcable. Gracias a todos por ser parte de ese esfuerzo organizado universal, que ha dicho vuestro presidente. Gracias, de nuevo insisto, por ayudar a ciegas mirando a los ojos.

vosotros, todos los que formáis parte de esta organización viva y fuerte, no juzgáis ni os quedáis paralizados preguntando el sentido de lo que ocurre. Simplemente os hacéis cargo y ayudáis. Vuestro trabajo es socorrer en la forma más amplia y extensa de entender esta palabra... La labor que hacéis es inabarcable. Gracias a todos por ser parte de ese esfuerzo organizado universal... Gracias, de nuevo insisto, por ayudar a ciegas mirando a los ojos

Pretender que las cosas sean mejores para todos es digno de alabanza y por eso ahora acabamos de reconocer en varias entidades y personas ese esfuerzo y ese compromiso. Compartir estos valores es siempre oportuno. Así que debo felicitar a todos los que habéis sido distinguidos con este honor y daros, también, las gracias.

Hace unos días visité la sede central de Cruz Roja en Madrid y me mostrasteis cómo realmente estáis “cada vez más cerca de las personas”. Comprobé cómo es vuestro trabajo y de qué materia está hecha vuestra vocación de servicio: de cariño, de compromiso y de energía inagotable. Contad, por favor, conmigo para estar a vuestro lado. Gracias a todos, gracias de nuevo y siempre.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+