Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo en honor de una representación del mundo de las letras con motivo del Premio Cervantes

Palacio Real de Madrid, 22.04.2014

E​n la historia de la cultura española, y de la universal, Miguel de Cervantes destaca como una figura esencialmente congregadora. Gentes de todos los países y de todos los tiempos se han sentido y se sienten cercanos a él, identificados con sus ideas y sentimientos, seducidos por su palabra.

Así ocurre también con Gabriel García Márquez, -nuestro querido Gabo-, que mediante su formidable obra literaria  contribuyó a forjar y divulgar la identidad iberoamericana, alimentando igualmente los sueños de millones de lectores de todo el mundo. Desde la amistad de tantos años, quiero mostrar hoy mi reconocimiento a su memoria y a su persona.

En esta ocasión, aceptando nuestra invitación, acudís académicos y representantes de todo el mundo de la cultura para honrar el patrimonio de nuestra lengua en la persona de Elena Poniatowska.

En la historia de la cultura española, y de la universal, Miguel de Cervantes destaca como una figura esencialmente congregadora. Gentes de todos los países y de todos los tiempos se han sentido y se sienten cercanos a él, identificados con sus ideas y sentimientos, seducidos por su palabra. Así ocurre también con Gabriel García Márquez, -nuestro querido Gabo-, que mediante su formidable obra literaria contribuyó a forjar y divulgar la identidad iberoamericana, alimentando igualmente los sueños de millones de lectores de todo el mundo. Desde la amistad de tantos años, quiero mostrar hoy mi reconocimiento a su memoria y a su persona.

Y mañana inscribiremos el nombre de esta gran escritora mexicana en el cuadro de honor del Premio Cervantes, junto a los de Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco, vivos todos ellos en nuestra memoria.

Elena Poniatowska ha dicho que durante buena parte de su vida aprendió a contemplar las estrellas.

Pero ha unido ese ejercicio con la atenta observación de la realidad del mundo, cuyas luces y sombras nos hace percibir a través de la lente de su interpretación.

De ahí brota una literatura rebelde, que, a pesar de la aspereza de su realismo, abre siempre un lugar a la esperanza. A ese lugar del compromiso social y humano nos convoca.

Al agradecerle el regalo impagable de su obra y felicitarla por el galardón que mañana le entregaremos, alzo mi copa con el deseo de que su siembra resulte fecunda en toda la familia de pueblos hispanos.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+