Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real la Princesa de Asturias en la entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes 2012

Palacio Real de El Pardo. Madrid, 10.12.2013

B​uenos días. La entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes nos trae hoy al Palacio del Pardo para reconocer el trabajo artístico de nuestros galardonados. El Príncipe, como saben, no puede estar hoy aquí y les envía un saludo y una felicitación cariñosa.

No son tiempos fáciles y reconocer ese trabajo artístico supone la expresión colectiva de un agradecimiento hacia quienes encarnan con su arte eso que llamamos cultura y que, lejos de entrar en definiciones o análisis pormenorizados, bien podría ser lo que nos hace –sencillamente- mejores. Porque detrás de cualquier forma de arte hay talento, oficio, esfuerzo y trabajo. Y hay hombres y mujeres con capacidad de fascinar.

La cultura encierra creatividad y comunicación y es una expresión artística que refleja lo que somos y la época en la que vivimos. Por eso, los ciudadanos que mejor valoran la importancia de las Bellas Artes y, en general, de la cultura, son más libres y con espíritu más crítico, fundamental en una democracia

La cultura encierra creatividad y comunicación y es una expresión artística que refleja lo que somos y la época en la que vivimos. Por eso, los ciudadanos que mejor valoran la importancia de las Bellas Artes y, en general, de la cultura, son más libres y con espíritu más crítico, fundamental en una democracia. Un país con ciudadanos que disfrutan y apoyan la cultura es un país que progresa.

Hablar de Bellas Artes o de cultura es hablar de libertad y de la infinitud de cada mente creativa y de sus ideas. Y aquí no es posible poner etiquetas. Ni hablar sólo de belleza. La fuerza creadora trasciende esa frontera estética y nos sitúa en –por ejemplo- una atalaya o nos lleva sin que seamos conscientes al borde de cualquier emoción, y permítanme este lenguaje metafórico, pues a eso quizá aspire la obra de cualquier autor: a hacernos pensar y sentir, como dos ejercicios de naturaleza humana tan cotidianos y tan fértiles. De ahí que, como dijo Su Majestad el Rey en su discurso de 2011 en esta misma entrega, la protección de la cultura es importante para el avance de nuestro país.

Termino con una sola palabra a quienes hoy reciben estas medallas: ¡gracias! Vuestro trabajo, que es arte y es compromiso, nos importa y nos aporta.

Enhorabuena y muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Activities