Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la Apertura del Curso de Formación Profesional 2012-2013

Valladolid, 09.10.2012

En los últimos años el comienzo del curso de Formación Profesional se ha convertido acertadamente en una fecha destacada del calendario escolar que hace más visible la creciente importancia de este tipo de enseñanza. Es un buen momento para darle todo el apoyo institucional que requiere y todo el prestigio social que merece este ámbito de nuestro sistema educativo, porque es clave para el futuro de nuestro sistema productivo y para la empleabilidad de una parte importante de la población que se incorpora al mercado laboral ; población que aspira, no solo a lograr un trabajo digno y cualificado, sino también, más adelante –si así lo desea y sobre la base de la preparación recibida en FP mas la experiencia acumulada-, a mejorar su capacidad, incorporando nuevos conocimientos y habilidades a lo largo de su vida laboral y, así, progresar profesional y personalmente.

En este sentido, la apertura formal o solemne que estamos celebrando es, al mismo tiempo, una oportunidad para animar la modernización y la mejora que se quiere imprimir a la FP, y que es reflejo de los profundos cambios que han experimentado los sistemas de producción como consecuencia de la incorporación de nuevas tecnologías.

Por ello, quiero decir que nos alegra verdaderamente a la Princesa y a mí presidir el acto de inauguración oficial del curso 2012-2013 de Formación Profesional, y hacerlo este año en el Centro Integrado de FP “Juan Herrera” de Valladolid. Permitidme que demos nuestra enhorabuena a sus autoridades, profesores y alumnos por la elección de este centro para una ceremonia en la que, en definitiva, representa a las instituciones y centros de FP de toda España. Muchas gracias por acogernos y por el esfuerzo que habéis hecho para preparar este día. Por cierto, felicidades por vuestro 60 aniversario durante este curso.

La Formación Profesional, por su estrecha conexión con la economía real, se encuentra inmersa en un proceso de adaptación a las demandas que la sociedad del conocimiento exige al tejido empresarial y productivo para ser competitivo. En este sentido, sabemos que la actual oferta formativa de los ciclos de FP tiene como meta la síntesis entre las enseñanzas más tradicionales, incluso artesanales, con las técnicas de producción y gestión más avanzadas. Sin embargo, ese proceso de adaptación al que hago referencia no es todavía suficientemente conocido por el conjunto de la sociedad.

En la Formación Profesional confluyen tres ámbitos —el sistema educativo, el mercado laboral y la actividad empresarial— cuyos intereses es preciso conciliar con el interés personal de los alumnos. Se trata sin duda de una tarea compleja que recae aún, en gran medida, en las administraciones educativas y en los profesores. Al mismo tiempo hay que reconocer que las relaciones entre los centros de FP y las empresas de sus entornos geográficos son cada vez más frecuentes e intensas. Esta mayor relación –o colaboración- entre unos y otros es un requisito indispensable para lograr que los alumnos adquieran durante su formación las competencias que requiere el mercado de trabajo, las que demandan las empresas.

Sin embargo, en un contexto en el que las transformaciones en el seno de empresas e industrias se aceleran debido a los avances tecnológicos, las autoridades educativas encuentran serias dificultades para adaptar con la misma rapidez la oferta formativa e integrar esas nuevas técnicas y tecnologías en el proceso de aprendizaje. Por ese motivo, resulta de gran interés explorar nuevas vías reforzadas de colaboración con el ámbito empresarial que permitan que éste se involucre más en la formación de los alumnos, como es el objetivo de la llamada Formación Profesional Dual.

Estoy seguro de que las empresas españolas, y las que no lo son pero operan o están establecidas en nuestro país, aprecian los beneficios que les puede reportar tener una participación directa en la formación inicial de potenciales trabajadores. Una formación que se quiere orientada a la especificidad del sector productivo del que se trate y que, en consecuencia, podrá contribuir a incrementar la empleabilidad de los jóvenes. Se trata éste de un objetivo ineludible y urgente en un tiempo en que el desempleo afecta a más de la mitad de los jóvenes españoles. Igualmente debemos seguir haciendo todo lo posible por llevar a la práctica otras iniciativas que puedan contribuir a paliar el desempleo juvenil. En este sentido quiero felicitar al Centro Integrado “Juan Herrera” por su impulso del espíritu emprendedor, fundamental para combatir las alarmantes cifras de paro e facilitar el crecimiento de la economía

Estoy seguro de que las empresas españolas, y las que no lo son pero operan o están establecidas en nuestro país, aprecian los beneficios que les puede reportar tener una participación directa en la formación inicial de potenciales trabajadores. Una formación que se quiere orientada a la especificidad del sector productivo del que se trate y que, en consecuencia, podrá contribuir a incrementar la empleabilidad de los jóvenes. Se trata éste de un objetivo ineludible y urgente en un tiempo en que el desempleo afecta a más de la mitad de los jóvenes españoles. Igualmente debemos seguir haciendo todo lo posible por llevar a la práctica otras iniciativas que puedan contribuir a paliar el desempleo juvenil. En este sentido quiero felicitar al Centro Integrado “Juan Herrera” por su impulso del espíritu emprendedor, fundamental para combatir las alarmantes cifras de paro e facilitar el crecimiento de la economía.

Como el año pasado, quiero volver a dirigir unas palabras llenas de afecto a los profesores y a los estudiantes de FP:

A los profesores os agradecemos vuestro permanente compromiso con los alumnos y con su mejor preparación para garantizar un futuro con empleo y bienestar.

Porque cada día compartís y encauzáis los esfuerzos de los miles de jóvenes de nuestro país que han elegido la Formación Profesional como vía para desarrollarse tanto personal como profesionalmente.

A los estudiantes, os invito a que mantengáis vivas la ilusión y la fuerza con las que habéis emprendido esta etapa tan importante de vuestras vidas. Toda persona que se embarca en un proyecto formativo está reforzando los cimientos sobre los que se asienta su trayectoria futura. Debéis estar orgullosos de vuestra elección y aprovechar bien la educación que se os ofrece porque los conocimientos y las herramientas que adquirís son fundamentales para vuestro progreso.

Termino ya mis palabras con una última mención a padres y familias; para que apoyen a los hijos jóvenes que optan por la FP como vía para formarse; confíen en que es una opción digna y buena –cada vez mejor- para comenzar una trayectoria profesional; contribuyan también a darle aprecio y prestigio social; y mantengan –mantengamos todos- la convicción de que andando juntos el camino del esfuerzo, de la excelencia, de la ética y de la responsabilidad, lograremos el futuro que nos propongamos, el mejor futuro para nuestros jóvenes, para nuestros mayores, para todas las familias de España.

Con esa esperanza y con nuestros mejores deseos para este curso que ahora comienza, declaro oficialmente inaugurado el curso de Formación Profesional 2012-2013.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Activities