Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la Jornada de los Economistas 2002 del Colegio de Economistas de Cataluña.

Barcelona, 07.11.2002

A

mb molt de gust he acceptat la amable invitació del Col.legi d'Economistes de Catalunya d'obrir la Jornada dels Economistes 2002, que coincideix amb el seu vint-i-cinquè aniversari, i reflexionarà sobre les empreses i els empresaris davant els rebtes del segle XXI.

No és casualitat que les meves intervenciones públiques durant aquesta setmana que estic visquent a Barcelona tinguin una referència i un contingut empresarial. Catalunya és, evidentment, molt més que una realitat econòmica i productiva. Però aquesta realitat és part substancial del seu ésser i manera de fer. I sense aquesta realitat no seria allò que és, o seria quelcom molt diferent.

La tradició històrica, el factor humà i la conciència col.lectiva, han anat creant i configurant una mentalitat específicament emprenedora, amb la qual Catalunya va organitzar la seva industrialització, i que avui es manifesta en un teixit empresarial capaç d'impulsar grans i petits projectes, i d'articular una economia diversificada, equilibrada i transformadora, en la linea que segueixen els països més avançats.

La relació entre empresa i societat és un diàleg conscient i mai interromput. La societat entén l'empresa, es preocupa per ella i li dóna suport. A canvi, es beneficia d'una activitat empresarial que li proporciona solidesa i estabilitat.

Así lo prueba esta Jornada, y los temas que van a tratarse en sus talleres de trabajo, tan atractivos por su actualidad, y, sobre todo, por su visión de futuro, su capacidad de abrir caminos y formular alternativas a partir de una situación concreta.

La actividad empresarial es un proceso en continua evolución. Una evolución a la que no basta adaptarse, sino en la que es preciso singularizarse. Y esto sólo se consigue mediante una apuesta constante por la innovación. En los objetivos, los procedimientos y los métodos. En este sentido tiene especial relevancia el factor tecnológico, tanto como aplicación de nuevos conocimientos al proceso productivo, cuanto como clave de una mejor oportunidad de la empresa.

La innovación se traduce también en una mejora de la competitividad, que se manifiesta con especial contundencia en el mercado exterior. España ha protagonizado un avance importante en el proceso de internacionalización en su economía, en el que las empresas catalanas ocupan un lugar destacado. Los éxitos alcanzados en este sector deben animarnos a abordar nuevos capítulos de nuestra proyección más allá de nuestras fronteras.

De estos y otros temas, algunos de tanta actualidad como la relación de la economía y el deporte, vais a tratar hoy. Entre ellos quiero destacar dos que apuntan directamente a un concepto más amplio de la realidad empresarial, y suponen un cambio en profundidad de su imagen y su actividad.

El primero es el de la formulación de un marco nuevo de relaciones humanas, basado en una serie de actitudes y capacidades que complementan y rentabilizan los conocimientos puramente técnicos.

El capital humano pasa a ser así el activo principal de la empresa, que lo revaloriza mediante una formación adecuada, lo implica más directamente en la gestión, y promueve un tipo de participación que incrementa la eficacia de su actividad.

El segundo de estos temas es el de la función social de la empresa, entendida como un compromiso global, y no sólo de carácter asistencial, con la sociedad en su conjunto.

Las actividades sociales de interés general son cada vez más valoradas como un elemento fundamental de un nuevo concepto de la empresa, y de una mejora sustancial de su imagen.

La cultura y el arte, la educación y la investigación, la salud y el deporte, o la protección del medio ambiente, junto con la ayuda humanitaria y el apoyo a los discapacitados, son ya ejemplos habituales de esta tarea social, que se diversifica en estrategias dirigidas a procurar una mejor calidad de vida, y un reparto equilibrado de los recursos materiales e intelectuales que elevan el tono de nuestra convivencia.

Mi enhorabuena muy cordial a los organizadores de esta Jornada, junto con el deseo de que, como en ediciones anteriores, contribuya a concienciarnos sobre cuestiones básicas de nuestro acontecer colectivo, con las herramientas de la solvencia y autoridad que adornan a cuantos van a tomar parte en ella.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+