Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la Apertura de Curso de las Reales Academias

Madrid(Real Academia de Farmacia), 16.10.2002

U

n año más, con ocasión de la Apertura de Curso de las Reales Academias del Instituto de España, tengo la satisfacción de dirigirme a estas ilustres Corporaciones, tan ligadas a la Corona desde sus orígenes.

Los Reyes, mis antecesores, alentaron el esfuerzo ilustrado del siglo XVIII, que puso de manifiesto la necesidad de fomentar los estudios y crear las instituciones que pudieran vertebrar saberes y dar un gran impulso a la cultura y la ciencia, en bien del país.

De este espíritu nacieron las Academias, y con ellas una relación continuada y provechosa, entre ellas y con la Corona, que en nuestros días se realiza en el marco del Alto Patronazgo que la Constitución me encomienda.

Al celebrar este acto en la Sede de la Real Academia Nacional de Farmacia, me parece especialmente oportuno señalar la estrecha relación que la Farmacia y las Ciencias Farmacéuticas han tenido con la Monarquía.

La histórica institución de la Real Botica sobrepasaba su misión sanitaria y asistencial, ya que por ser un centro de irradiación científica y una organización estable y consolidada, dirigía administrativamente la Farmacia Civil e incluso la Militar.

Esta Real Botica enlaza con el Real Colegio de Profesores Boticarios, que se constituye, desde 1737, en el antecedente preclaro de esta Real academia, por su indudable carácter docente y científico, y la elección de sus miembros.

Cuando mi abuelo el Rey Alfonso XIII impulsa la creación de la Ciudad Universitaria madrileña en 1927, cuenta para la junta de Construcción de aquella con dos ilustres académicos de esta Corporación: los Profesores Obdulio Fernández y Rafael Folch. Son precisamente Medicina, Farmacia y Ciencias las tres primeras Facultades que se erigen en el campus universitario.

Pero el Instituto de España y las Reales Academias no son reliquias del pasado. No solamente están cada día más presentes en la vida cultural y científica española, sino que hacen más visible con su tarea el indispensable diálogo entre las ciencias y las letras.

Este es el secreto de su vigencia y la clave de su importancia: el de proclamar, mediante un trabajo riguroso y exigente, la realidad de una cultura global, y difundir su mensaje a todos los ámbitos de la sociedad.

Una cultura que evoluciona constantemente, al compás de los tiempos, ampliando y mejorando nuestro horizonte colectivo. Cuando ilumina con su magisterio las cuestiones más vivas del presente, y cuando se manifiesta con autoridad sobre los temas de alcance universal, en los que se ventila el futuro de nuestra civilización.

La ciencia marca hoy de manera especial el rumbo de los acontecimientos y, por tanto, de la historia. Por eso el apoyo a la investigación, el desarrollo y la innovación industrial es hoy indispensable. El esfuerzo a favor de una educación y formación capaces de integrar cada uno de estos capítulos, y de impulsar su avance sostenido, es clave para el bienestar y progreso de nuestro pueblo.

Así lo entiende esta Real Academia, tan ilustre por la personalidad y los méritos de sus miembros, la categoría de sus académicos correspondientes, y la densidad e interés de su actividad científica.

Aprovecho este grato encuentro con todos vosotros para reiteraros que la Corona está muy próxima a vuestras iniciativas y trabajos, y animaros a perseverar en ellos, pues vuestro esfuerzo intelectual es de trascendental interés para España, y debe ser ejemplo para sus jóvenes generaciones.

Con este deseo, declaro inaugurado el Curso 2002-2003 de las Reales Academias del Instituto de España.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+