Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Activities and Agenda
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del IX Premio Nacional "Joven Empresario"

Zaragoza, 25.01.2005

A

la Princesa y a mí nos alegra profundamente que la entrega del Noveno Premio Nacional "Joven Empresario" se celebre precisamente en Zaragoza. Una ciudad de la que, bien sabéis, siempre guardo un recuerdo personal entrañable.

Además, esta ciudad tan plena de vitalidad y optimismo vive con profunda alegría la gran noticia de su reciente y merecida elección como sede de la Exposición Internacional de 2008. Una elección que hemos vivido todos con enorme ilusión, y por la cual la la Princesa y yo queremos aprovechar esta ocasión para reiterar nuestra más efusiva felicitación a Zaragoza y a todos los zaragozanos; sin duda es un hecho de gran relevancia.

Estamos seguros de que Zaragoza, y con ello Aragón y toda España, cosecharán el mayor de los éxitos en la organización y desarrollo de tan importante evento. Los múltiples atractivos del proyecto, la extraordinaria riqueza humana, histórica y artística de esta tierra, su privilegiada posición geográfica, la experimentada profesionalidad del empresariado aragonés y la probada capacidad de gestión de las distintas autoridades implicadas, son algunas de las muchas garantías que aseguran el éxito de Zaragoza como sede de este gran acontecimiento.

Deseo agradecer también a la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios esta nueva oportunidad que me ofrece de tomar contacto con los jóvenes empresarios españoles, y de dirigirme a ellos. Nos permite conocer de primera mano sus opiniones e inquietudes, así como sus proyectos de presente y de futuro.

Los jóvenes empresarios representáis el porvenir de nuestra economía. Vosotros sois quienes podéis aportar a nuestro tejido empresarial un aire fresco de imaginación, creatividad, flexibilidad, capacidad de adaptación y de anticipación. Podréis perfeccionar así el terreno abonado por tantos expertos empresarios españoles que os han precedido, y que han colocado a nuestras empresas en su alto grado de desarrollo actual, difícilmente predecible hace pocos años.

Las actividades emprendedoras, los nuevos proyectos empresariales, la creación de empresas, contribuyen a mantener vivo y a renovar el impulso de nuestra economía, mejorando y desarrollando sus capacidades. Un porcentaje elevado de las grandes innovaciones de las últimas décadas son fruto de actividades emprendedoras.

La creciente internacionalización de la empresa española, hace que hoy sea en el ámbito empresarial donde primero, y principalmente, se pueden pulsar los altibajos de la economía internacional, los avatares del comercio exterior y los retos, pero también las nuevas perspectivas de negocio, que encierra la globalización.

Por eso, la empresa de nuestros días requiere un plus de operatividad e innovación para poder hacer frente con éxito a las continuas mutaciones de un horizonte en cambio permanente.

Por su positiva incidencia sobre la competitividad, las tareas que en este momento reclaman una mayor atención y dedicación son la mejora permanente de la formación, el impulso a la innovación tecnológica, el cuidado del diseño, el perfeccionamiento de los controles de calidad, la mejora de la productividad y la mayor presencia en los mercados externos.

Todos estos campos son particularmente aptos para el desarrollo y proyección de iniciativas innovadoras por parte de las nuevas generaciones de empresarios. Por preparación y espíritu emprendedor, los jóvenes empresarios españoles estáis hoy más capacitados que nunca para superar con trabajo e inteligencia este conjunto de desafíos.

Os animo a todos, en la parcela que a cada uno corresponda, a continuar trabajando para que ese conjunto de instrumentos de mejora de la competitividad y sus herramientas calen en todas las actividades emprendedoras, hasta convertirse en práctica habitual y elemento básico de la cultura de nuestras empresas.

Este es el camino prometedor por el que ya avanzan los hoy aquí premiados y nominados. Sus recientes experiencias emprendedoras, constituyen un modelo digno de emulación. Por ello felicitamos muy cordialmente a los dos jóvenes empresarios galardonados con el Premio Nacional, Don Antonio Gómez-Guillamón Manrique y Don Vicente Padilla Gómez-Guillamón, así como a los distinguidos con las tres nominaciones que este año se incluyen como novedad correspondientes a la innovación, la internacionalización y la responsabilidad social corporativa. Sus trayectorias despiertan nuestra admiración por la capacidad de respuesta y de anticipación que demuestran ante una realidad económica cada vez más competitiva. Su iniciativa y esfuerzo les ha hecho acreedores de estos galardones que, tan merecidamente, les han sido otorgados.

Señoras y Señores, quiero terminar estas palabras manifestando nuestro mayor reconocimiento, decidido apoyo y afecto a todos los jóvenes empresarios por vuestra contribución al progreso económico y social de España. Disponemos de un país dinámico, plenamente integrado en la Unión Europea, abierto al mundo y capaz de seguir alcanzando -con vuestra valiosa aportación- más altas cotas de desarrollo y bienestar para nuestra sociedad.

No quisiera olvidarme de quienes, con su colaboración y participación, hacen posible la continuidad de este Premio Nacional al "Joven Empresario". A ellos dirigimos nuestra enhorabuena más sincera, así como, por supuesto, a cuantos con su creatividad, capacidad y empeño, los dotan, de año en año, de un merecido prestigio.

Muchas gracias.

Back to Speeches
  • Listen it
  • Imprimir la página
  • Send to a friend
  • Suscribe to RSS
  • Share it on Facebook
  • Share it on Twitter
  • Share it on Linkedin
  • Share it on Google+